UNA COMIDA, UNA DUCHA Y UNA VÍA DE ESCAPE

Versión para impresiónSend by email
Posted on: 
18 Apr 2019
UNA COMIDA, UNA DUCHA Y UNA VÍA DE ESCAPE

Las mujeres maltratadas, perdidas y heridas han encontrado un pozo de esperanza en medio del desierto de la prostitución, pobreza, esclavitud y adicción en el sur de Tel Aviv. Esta esperanza se encuentra en el ministerio "Alfombra Roja", que recibe a mujeres en peligro, algunas incluso cerca de la muerte.

 

Cuando ingresan al centro por primera vez, muchas mujeres se sorprenden al ver que las prostitutas están siendo atendidas con una tierna gracia. Una pequeña dama israelí las saluda en la puerta y envuelve a cada una en un abrazo. La calidez toca fácilmente sus corazones mientras las presentan a los voluntarios deseosos de ofrecerles un buen almuerzo. Hablan con las mujeres como si fueran viejas amigas. Después de una comida abundante, se les ofrece a las mujeres una ducha caliente, además de un corte de cabello y una manicura gratuitos, antes de llevarlas a un área especial para elegir ropa, zapatos y bolsos nuevos, artículos de tocador y otros artículos necesarios. Todos estos son lujos, ya que muchas de estas mujeres no tienen hogar. Tratadas por una vez con dignidad y respeto, dejan el centro sintiéndose un poco diferente a cuando llegaron.

 

Esta descripción de la vida en el sur de Tel Aviv no es ficción. Lamentablemente, es la realidad de innumerables mujeres que han sido víctimas de la trata y que ahora están atrapadas en la trampa de la prostitución en el centro de Israel. Afortunadamente para ellas, el centro Alfombra Roja tampoco es ficticio, sino un ministerio nacido de la compasión piadosa de una pareja de creyentes israelíes que vio a mujeres necesitadas y decidió acercarse a ellas. El trabajo que realizan es exigente física y emocionalmente, y conlleva el costo de su tiempo familiar, su descanso y su propio bolsillo.

 

Hoy en día, el centro brinda numerosos servicios para estas mujeres maltratadas, incluidos suministros para bebés y nuevas madres. Muchas de las mujeres simplemente buscan calidez y apoyo, mientras que otras están desesperadas por escapar de la viciosa trampa de la prostitución.

 

El trabajo de Alfombra Roja es altamente sensible y peligroso. Un guardia de seguridad está estacionado en la puerta para evitar que los proxenetas intenten arrastrar a las niñas a la calle. En el interior, se sabe que algunas de las mujeres se vuelven violentas contra ellas mismas o los trabajadores por miedo o por una histeria inducida por las drogas. Los trabajadores del centro deben ser extremadamente sensibles al estado de ánimo de las mujeres y, a menudo, simplemente sentarse y escuchar sus historias para brindar apoyo emocional.

Lamentablemente, algunas de las mujeres están muriendo de enfermedades de transmisión sexual. Para ellos, el equipo de Alfombra Roja ofrece el amor redentor del Señor y sus más fervientes oraciones.

Para quienes buscan escapar de esta profesión abusiva, Alfombra Roja ofrece la seguridad y las herramientas para recuperar sus vidas. Las mujeres embarazadas pueden recibir apoyo y asesoramiento prenatal, con la esperanza de obtener una victoria crucial a la vez en la lucha contra el aborto.

El centro Alfombra Roja está salvando y cambiando vidas para siempre. Sin el centro, estas mujeres no tendrían a dónde acudir para huir de su esclavitud. Las ofrendas continuas de los donantes de ICEJ es vital para ayudar a rescatar a estas mujeres extremadamente vulnerables. Por favor, oren también por estas mujeres, para que encuentren el valor y la fuerza para separarse de sus crueles amos y buscar ayuda en el centro. Y oren por los trabajadores de Alfombra Roja, para que tengan la gracia y el poder necesarios para ayudar verdaderamente a estas mujeres a ser libres y completas nuevamente.

 

Share this: