LA PASCUA EN MEDIO DE UNA PLAGA MODERNA

Revista Palabra Desde Jerusalén Mayo / Junio 2020 WFJ

Versión para impresiónSend by email
Posted on: 
3 Jun 2020
LA PASCUA EN MEDIO DE UNA PLAGA MODERNA

ICEJ satisface las crecientes necesidades mientras Israel se ve afectada por la crisis del Coronavirus

Cuando el Coronavirus se extendió por todo el mundo a fines de febrero, se hizo evidente que las estrictas medidas de los gobiernos para detener la pandemia afectarían el trabajo del ICEJ en Israel durante la Pascua, cuando normalmente ya estamos muy ocupados con numerosos proyectos de ayuda para esa fiesta. A pesar de tener que trabajar desde casa, nuestro personal en Israel se enfrentó al desafío de satisfacer las necesidades de miles de familias israelíes cuando la crisis del Corona detuvo la economía de la nación. Gracias al apoyo fiel y generoso de los cristianos en todo el mundo, ICEJ pudo ayudar a más familias judías de lo habitual durante esta temporada.

 

La crisis viral alcanza su punto máximo en la Pascua

Esta fue una Pascua muy difícil en Israel, ya que el Coronavirus interrumpió totalmente la vida y el trabajo. A los ancianos se les dijo que no abandonaran sus hogares por su propia seguridad. Se prohibieron los vuelos entrantes y se redujo el turismo. Todos los negocios no esenciales fueron cerrados. El desempleo en Israel aumentó repentinamente a más del 25%. Solo en Ashdod, más de la mitad de las familias solicitaron asistencia social para Pascua a los trabajadores sociales de la ciudad. Con docenas de solicitudes urgentes de ayuda llegando de todo Israel a nuestras oficinas, cristianos de todo el mundo respondieron y pudimos ayudar a miles de sobrevivientes del Holocausto, otros ciudadanos mayores, nuevos inmigrantes, familias necesitadas y muchos otros. ¡Fue especial cuando los cristianos mostraron su cuidado y preocupación por nuestros amigos israelíes justo cuando más nos necesitaban! Sin duda, "todas las cosas funcionan juntas para bien para los que aman a Dios, para aquellos que son llamados según su propósito". (Rom.8:28)

Cuando el Coronavirus comenzó a extenderse en Israel, hizo nuestro trabajo mucho más difícil, pero no detuvo el mandato de la Embajada Cristiana de consolar al pueblo de Israel. Más bien, brindó una oportunidad única para expandir nuestro ministerio y satisfacer necesidades críticas y ayudar a muchas más familias”, dijo la directora de AYUDA ICEJ Nicole Yoder.

Brindamos ayuda oportuna a más personas en Pascua que nunca: sobrevivientes del Holocausto, israelíes ancianos, nuevos inmigrantes y niños, equipos de ayuda de emergencia y trabajadores comunitarios que necesitaban equipos médicos especiales para permanecer en el trabajo.

 

Atención para ancianos y sobrevivientes del Holocausto

El equipo ICEJ en nuestro Hogar en Haifa para Sobrevivientes del Holocausto fue el principal cuidador de los 70 residentes confinados en sus apartamentos debido a la crisis del virus. Esto incluyó entregar comidas, hacerles chequeos médicos, hacer trabajos manuales en sus hogares y hacer visitas diarias para romper su sensación de aislamiento. Voluntarios cristianos dirigidos por Yudit y Will Setz empacaron y entregaron comidas a cientos de otros sobrevivientes del Holocausto y personas de la tercera edad en Haifa.

En Jerusalén, miembros de ICEJ ayudaron a los ancianos y otras personas vulnerables que debían permanecer en sus apartamentos. Enviamos voluntarios a Hineni, un comedor de beneficencia de Jerusalén con apoyo cristiano, donde empacaron y entregaron 2 mil comidas calientes a los residentes mayores de la ciudad por varias semanas, así como 650 paquetes de comida y regalos de Pascua. ICEJ Cuidado a Domicilio se ocupó de una cantidad de inmigrantes judíos rusos ancianos y discapacitados, comprándoles comestibles y medicamentos, entregando paquetes de Pascua y mucho más.

 

Asistencia de Pascua

ICEJ comenzó su distribución anual de Pascua en marzo entregando paquetes de Pesaj a docenas de familias necesitadas en Netanya. Las canastas de regalo incluían cupones de alimentos, utensilios de cocina, sartenes y toallas. Esta es una actividad normal de AYUDA ICEJ en esta época del año, pero pronto las necesidades de la Pascua se multiplicaron y nada permaneció normal. ICEJ también financió y ayudó con cajas de regalo de Pascua con alimentos y productos higiénicos, y comidas diarias a más de 400 inmigrantes judíos soviéticos ancianos y necesitados, incluidos muchos sobrevivientes del Holocausto en los suburbios de Pisgat Ze'ev y Maale Adumim en Jerusalén.

Normalmente patrocinamos seders (cenas) comunitarios de Pascua para cientos de inmigrantes judíos recién llegados, pero como no se permitían grandes reuniones, ICEJ brindó asistencia a más familias inmigrantes individuales este año, incluyendo a 269 recién llegados etíopes que celebraban su primera Pascua en Israel. También asistimos a estas familias con ayuda de absorción durante su cuarentena obligatoria de 2 semanas al ingresar al país.

Junto a la Agencia Judía ayudamos a 50 familias de otros países que llegaron a Israel pese a la amenaza del virus, con vales para alimentos y otros elementos básicos mientras inician una nueva vida en Israel en circunstancias difíciles. Además, los fondos de ICEJ hicieron posible que la Agencia Judía organizara campamentos para los niños de nuevos inmigrantes en cuarentena. Este proyecto incluyó manualidades y juguetes para que los niños jueguen en casa o en pequeños grupos supervisados.

Finalmente, ICEJ proporcionó juegos, suministros de arte y ayuda con el aprendizaje en línea para 95 jóvenes en riesgo en un hogar especial para niños durante la temporada de Pascua.

 

Trabajadores de emergencia

Para las familias que viven en el sur de Israel bajo la amenaza constante de cohetes lanzados desde Gaza, la vida se volvió aún más difícil debido a la amenaza de COVID-19. ICEJ proporcionó a los equipos médicos y de emergencia locales guantes estériles, máscaras, trajes protectores, desinfectantes y otros equipos médicos para permitirles continuar haciendo visitas a domicilio para tratar y cuidar a niños traumatizados por años de lanzamiento de cohetes.

También organizamos alimentos y medicinas para quienes estaban aislados o no podían comprar, y trabajamos con Magen David Adom para administrar análisis de sangre para el coronavirus.

Socorristas en la zona fronteriza de Gaza reutilizaron el equipo especial contra incendios ATV donado por ICEJ para limpiar y desinfectar áreas públicas del virus, incluidos parques infantiles y escuelas.

 

Otras comunidades angustiadas

Mientras el desempleo aumentó debido a los bloqueos del Corona, ICEJ respondió a solicitudes urgentes de ayuda de docenas de Bnei Menashe, familias judías chinas e hispanas que llegaron a Israel en el último año y que estaban luchando por los despidos laborales y otras consecuencias económicas de la crisis. Les proporcionamos subvenciones y cupones de alimentos para los recién desempleados. ICEJ también ayudó a patrocinar una nueva línea directa de emergencia para familias con niños discapacitados y autistas, que resultó muy oportuna y efectiva, especialmente cuando la ansiedad entre los niños y la violencia doméstica comenzaron a aumentar en Israel, como en otros lugares. Con orientación y capacitación de profesionales, los asesores telefónicos comenzaron a atender de 50 a 100 llamadas por día, tanto en hebreo como en árabe, para tratar casos de miedo y trauma emocional en niños con necesidades especiales asociados con el coronavirus.

Muchas de las comunidades árabes y beduinas de Israel llegaron tarde a conocer los peligros que representaba el COVID-19, y cuando las escuelas públicas se cerraron repentinamente y muchos sostenedores de pan en estas comunidades fueron suspendidos de sus trabajos, muchas familias se vieron muy afectadas. En respuesta, ICEJ proporcionó a 100 familias árabes y beduinas suministros de higiene y materiales explicativos culturalmente sensibles sobre cómo protegerse del virus y practicar distanciamiento social.

Por último, la comunidad árabe cristiana de Israel también fue afectada por el virus, incluidos muchos trabajadores que perdieron sus empleos. En la ciudad mixta cristiana / musulmana de Eilaboun, en Galilea, ICEJ donó computadoras a 36 familias para que sus hijos pudieran acceder a la educación a distancia. Otras familias con niños pequeños también recibieron juguetes para los más pequeños para aliviar el estrés en el hogar durante los largos cierres escolares.

 

Las necesidades continúan

Estamos muy agradecidos de que cristianos de todo el mundo hayan respondido tan rápida y generosamente en las últimas semanas, permitiendo a ICEJ satisfacer más necesidades que nunca durante la Pascua. Pero la crisis de salud del Corona aún no termina, y las necesidades creadas por esta pandemia continúan en Israel y en muchas otras naciones. Estamos agradecidos de que tantos cristianos estén tan dedicados a ayudar a Israel, a pesar de las necesidades urgentes en sus propias familias, comunidades y naciones. Que el Señor les bendiga ricamente mientras continúan consolando a Israel en su momento de necesidad. ¡Por favor, ofrende a nuestro fondo "Israel en Crisis" para ayudarnos a llevar a cabo proyectos de ayuda urgentes en los próximos días!

Done hoy en icej.org/crisis

Ó click aquí

 

Share this: