ESPERANZA EN MEDIO DE LA TRAGEDIA

"Fue aquí. ¡Cayó en nuestra casa!"

Versión para impresiónSend by email
Posted on: 
18 Apr 2019
ESPERANZA EN MEDIO DE LA TRAGEDIA

Gladys necesitaba pocas palabras para describir el día más desgarrador de su vida. En noviembre pasado, ella y su esposo Sergio estaban en su casa en Ashkelon al norte de Gaza cuando escucharon sirenas y cómo los cohetes de Hamás eran interceptados por las baterías de la Cúpula de Hierro. Durante toda la noche, la alarma siguió sonando y los envió corriendo hacia el refugio antiaéreo especialmente construido en su casa.

 

Desde el interior del refugio, escucharon caer un cohete cerca. Al cabo de un rato, Gladys fue al balcón y vio que salía humo a la distancia. Para Gladys, su balcón no solo es un gran mirador, sino uno de sus lugares favoritos para hablar con Dios. De pie, observando cómo se elevaba el humo, Gladys escuchó al Señor decir: "Caerán a tu lado mil y diez mil a tu derecha, pero no a ti no llegará." (Salmo 91:7)

 

Sergio sugirió que mudaran sus colchones al refugio por la noche, lo cual hicieron. Acababan de cerrar la puerta, cuando las explosiones amortiguadas de las intercepciones de la Cúpula de Hierro comenzaron de nuevo y luego todo quedó en silencio. ¡Pero la extraña calma terminó abruptamente en un fuerte y violento BOOM!

 

Al oír los escombros caer afuera, Gladys gritó: "Fue aquí. ¡Cayó en nuestra casa!" Pero su esposo pensó lo contrario. Gladys abrió lentamente la puerta para investigar. Una nube gris de humo y azufre la envolvió, por lo que cerró la puerta de golpe. Más tarde, Sergio se aventuró a salir a la casa oscura y llena de humo. Pasando sobre escombros y vidrios rotos, llegó al balcón y gritó pidiendo ayuda. ¡Su hogar había sido golpeado directamente!

 

Mientras Sergio sacaba a Gladys de la casa para ponerla a salvo, miró la devastación y sintió que sus sueños se habían aplastado. Sin embargo, cuando llegó la policía, hicieron un descubrimiento extraordinario: ¡El cohete nunca explotó! En cambio, el enorme cohete, de más de cinco metros de largo, se había partido en dos y salió de la casa sin explotar. Las fuerzas de seguridad quedaron perplejas de cómo sucedió esto. ¡Pero Gladys sabía por qué! El Señor había cumplido su promesa de protegerlos.

Durante el viaje en ambulancia al hospital, Gladys repitió el Salmo 91:7. Le preguntó a Dios: "¿Por qué sucedió esto?" Y ella escuchó la respuesta del Señor: "Te dije que no te tocaría".

 

"Esta situación me cambió",explicó Gladys durante la visita de solidaridad de un equipo de ICEJ. "Creo firmemente que Dios está conmigo y Él responde a mis oraciones. Esto me hizo más fuerte como creyente para confiar en Dios, y fortaleció mi matrimonio".

Cuando Gladys relató su experiencia, su corazón se desbordó tanto de pesar como de agradecimiento. La destrucción de su hogar fue impactante, pero ella estaba completamente agradecida por la protección de Dios. Cuando más tarde Gladys se encontró con un anciano con rasguños en la cara debido a la metralla del cohete, ella apreciaba aún más la protección de Dios. ¡Un cohete golpeó directamente su casa, pero Gladys y Sergio se alejaron sin un rasguño!

A pesar de haberlo perdido todo, Gladys insiste: "Todavía prefiero vivir en Israel, incluso si un cohete golpea mi casa, porque esta es la tierra en la que Dios quiere que viva".

 

Gladys y Sergio están ahora en una vivienda temporal, pero aún deben pagar el alquiler de su casa destruida. Cuando en ICEJ escuchamos su historia en los medios de comunicación israelíes, intervinimos para brindarles una asistencia muy necesaria. Gladys fue grandemente consolada con el amor y el cuidado de sus hermanos y hermanas en Cristo. "Estoy muy agradecida de que estén aquí", dijo. "Trae sanidad".

El generoso apoyo que usted da nos permite en ICEJ comunicarnos rápidamente con familias como la de Gladys y Sergio cuando más necesitan nuestra ayuda. Oremos por esta amada pareja y muchas otras familias israelíes que deben superar el trauma de la violencia y el terrorismo todos los días.

 

 

Leyenda de la foto: ¡La historia de protección de Gladys y Sergio es de gran esperanza en nuestro Dios Todopoderoso que preserva a sus hijos en medio de una gran tragedia!

 

Share this: