¿QUIÉN SERÁ EL PRÓXIMO EN HACER LAS PACES CON ISRAEL?

Revista Palabra Desde Jerusalén Sep / Oct 2020 WFJ

Versión para impresiónSend by email
Posted on: 
21 Oct 2020
¿QUIÉN SERÁ EL PRÓXIMO EN HACER LAS PACES CON ISRAEL?

Tras el gran avance en las relaciones entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos, muchos se preguntan qué Estados árabes podrían ser los próximos en hacer las paces con Israel. El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, visitó recientemente a varios posibles candidatos, incluidos Bahréin, Omán y Marruecos. Aunque regresó a casa sin otro trofeo diplomático para ayudar en el esfuerzo de reelección del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, hay motivos para esperar que el progreso llegue lo suficientemente pronto.

Omán parece la apuesta más segura como próxima nación árabe en unirse al campo de la paz. Los gobernantes de Omán fueron los que más elogiaron el trato hecho por su vecino de al lado. Y han acogido a 3 primeros ministros israelíes en funciones en las últimas décadas, desde Yitzhak Rabin y Shimon Peres, y más recientemente a Benjamín Netanyahu. También tienen amplias relaciones comerciales y otras interacciones con Israel. Pero se están retrasando por ahora, tal vez para ver qué obtienen los EAU de su acuerdo o si Trump será reelegido.

Bahrein también es un candidato principal, pero está algo limitado por su delicada situación política interna. Los gobernantes árabes sunitas son una minoría en su propio país, y se enfrentan a los disturbios de una mayoría chií propensa a la influencia iraní. Durante los levantamientos de la Primavera Árabe hace varios años, los chiítas organizaron protestas masivas contra el rey sunita, lo que obligó a los saudíes a marchar con tropas a través de la calzada de 16 millas de largo hacia la nación isleña para evitar que fuera derrocado.

Arabia Saudita está comenzando a abrirse más al mundo y ha desarrollado lazos pacíficos con Israel, pero como guardianes de La Meca y de las principales tradiciones sunitas, la familia gobernante se moverá lentamente en ambos sentidos. Sin embargo, se están produciendo cambios enormes. Las generaciones sauditas más jóvenes, como refleja el príncipe heredero Mohammed bin Salman, tienen acceso a Internet y están más abiertas a las influencias occidentales. Ahora pueden ir a ver películas, y a las mujeres se les permite conducir, viajar sin acompañantes y asistir a eventos deportivos. También hay indicios de un calentamiento de relaciones con Israel. Por ejemplo, Riad permite que las aerolíneas comerciales, incluida El Al, sobrevuelen territorio saudí en rutas hacia y desde Tel Aviv. Pero tomará tiempo y, por el momento, los saudíes se apegan a su iniciativa de paz árabe de 2002, que requiere un estado palestino antes de la normalización con Israel.

 

Sudán también ha mostrado interés en reconciliarse con Israel, pero la nación se encuentra en medio de una frágil transición para alejarse de una dictadura musulmana radical y los elementos antiisraelíes permanecen en el consejo provisional. Además, las propuestas a Israel parecen estar motivadas casi exclusivamente por el deseo de cosechar recompensas de Washington, incluido el alivio de la deuda y las sanciones. Aun así, es un cambio bienvenido ver a Sudán alejándose del eje de Irán y ya no albergando milicias terroristas radicales palestinas e islámicas en su territorio.

 

Share this: