VISITAS DE CUIDADO A DOMICILIO ROMPEN LA SOLEDAD DE ISRAELÍES MAYORES

Revista Palabra Desde Jerusalén Mayo / Junio 2020 WFJ

Versión para impresiónSend by email
Posted on: 
14 May 2020
VISITAS DE CUIDADO A DOMICILIO ROMPEN LA SOLEDAD DE ISRAELÍES MAYORES

Desde 1996, ICEJ Cuidado a Domicilio ha brindado asistencia de enfermería, cuidado físico y apoyo emocional a muchos inmigrantes rusos ancianos y discapacitados en Israel. Pero debido a la pandemia de Coronavirus, las familias que visitamos y ayudamos semanalmente, la mayoría de ellas de edad avanzada, debieron permanecer en sus hogares y no se les permitió recibir visitas. Esto fue muy difícil, ya que esperan ansiosamente las visitas de Corrie van Maanen de ICEJ Cuidado a Domicilio cada semana. Ella ha forjado relaciones y confianza con ellos a lo largo de los años y nos convertimos en una familia para ellos.

En esta crisis, Corrie trató desde el principio de adaptarse a las circunstancias, viendo sus necesidades e interviniendo para ayudar cuando aún podía. La sensación de estar 'encerrado' en sus propios hogares ha pasado factura, especialmente en los más ancianos. La mayoría de ellos experimentaron sufrimiento en la Segunda Guerra Mundial, y esos recuerdos pueden volver con fuerza, lo que refuerza su sensación de soledad.

 Como lo describió Zacharia, de 94 años: "La soledad del aislamiento es peor que el miedo a infectarse".

 "En tal situación, queremos estar cerca de ellos", dijo Corrie. "No queremos dejarlos fuera de nuestra vista, y queremos seguir atendiendo a sus necesidades".

Antes del feriado de Pascua, cada año ICEJ Cuidado a Domicilio tiene un alcance especial para un grupo de judíos rusos sobrevivientes del Holocausto. Las fiestas judías son siempre una oportunidad buena para brindar consuelo y bendición a estos queridos ancianos. Cuidado a Domicilio preparó un buen paquete festivo con matzá, té, chocolate y otras golosinas, y una tarjeta con una palabra de aliento. Al leer la tarjeta, muchos expresan su agradecimiento y dicen: "No estamos solos".

 Además, empacamos y entregamos paquetes de comida para la fiesta de de Pascua para las personas bajo el cuidado de Corrie. Ella continuó visitándolos y manteniéndose en contacto por teléfono para alentarlos y atender sus necesidades emocionales. También continúa atendiendo sus necesidades básicas llevando alimentos y medicinas a su puerta según sea necesario.

Corrie dice que en este momento tiene un "ministerio de escaleras", ya que no puede entrar a sus apartamentos, pero se sienta en las escaleras mientras le hablan desde sus puertas abiertas a solo unos metros de distancia. Cuando Tanya abrió la puerta recientemente, estaba ansiosa por hablar con Corrie. Llorosa, le dijo que esta vez de aislamiento le daba tanto miedo de volver a tener hambre, tal como había experimentado cuando era una niña pequeña que crecía en Ucrania en tiempos de guerra. Desde que surgió este virus, Tanya no ha visto a sus nietos. Sus días son largos y llenos de sentimientos de soledad. Las visitas de Cuidado a Domicilio se han convertido en un salvavidas para ella en estos días desafiantes.

"Cuando la tormenta golpea fuerte, como este virus, nuestras visitas y relaciones con estas personas se vuelven muy significativas", dijo Corrie. "Es una bendición que en un momento como este el personal de la Embajada Cristiana puede comunicarse con ellos con esperanza y con la seguridad de que el Dios de Israel es fiel para cuidar a su pueblo en estos días".

Para ser una bendición para estos preciosos israelíes ancianos y discapacitados durante este momento crítico, apoye ofrendando a ICEJ Cuidado a Domicilio en:

icej.org/homecare

 

Share this: