LA BATALLA DE ESTA GENERACION

El antisemitismo asoma su fea cabeza de muchas formas

Versión para impresiónSend by email
Posted on: 
15 Apr 2015 (All day)
LA BATALLA DE ESTA GENERACION

Éxodo 17 relata cómo los amalecitas, descendientes del nieto de Esaú, atacaron a los hijos de Israel en el desierto de Sinaí durante su éxodo desde Egipto. Este ataque no provocado fue especialmente grave y los hijos de Israel lucharon durante todo el día consiguiendo la victoria al caer la noche.

En respuesta a esta demostración de crueldad, el Señor dijo a Moisés que había determinado raer la memoria de Amalec de debajo del cielo. Moisés entonces relató: "el Señor tendrá guerra con Amalec de generación en generación" (Éxodo 17:16). El ataque de Amalec contra los hijos de Israel era ahora una guerra perpetua entre él y el Dios de Israel.

Amalec no era sólo un enemigo más, sino un genocida, por lo que en la tradición judía los amalecitas llegaron a representar al enemigo arquetípico de los judíos presente de generación en generación. Es interesante observar que unos mil años más tarde, en el libro de Ester, el villano Amán era un amalecita quien dirigió el complot para matar a los Judíos.

El Odio Mayor

Esta persecución del mal contra el pueblo judío ha continuado por milenios. Ésta es la razón por la que el historiador Robert Wistrich llama al antisemitismo "el odio más prolongado." Cada vez que este odio genocida parece estar en vías de desaparición, se auto-reinventa con una apariencia y un nombre diferentes. Pero el objetivo es siempre el mismo: hacer desaparecer del mundo al pueblo judío.

En el mundo antiguo, el clásico antisemitismo era un choque entre los gobernantes paganos que exigían ser idolatrados y obedecidos, y sus súbditos judíos, quienes sólo adorarían y obedecerían al Dios de Israel. El pueblo judío no podía inclinarse ante líderes terrenales y estaban sujetos por la Ley dada en el Sinaí a ciertos comportamientos y prácticas que los diferencian de los demás pueblos y naciones. Esta determinación provocó la ira de esos gobernantes.

Antisemitismo Religioso

Después de la aparición del cristianismo el problema no desapareció. Es una farsa establecer que el antisemitismo fue encontrado en el corazón de la Europa cristiana. De hecho, en los anales de los que persiguieron y odiaron a los judíos hay cristianos profesantes. El espacio no permite un completo desglose de esta triste historia, pero siglos de denigración, persecución, conversiones forzadas y expulsiones respaldadas por la iglesia y el estado, fueron lo que en realidad prepararon el camino al Holocausto. Prueba de esto se encuentra en el hecho que los escritos antisemitas de Martín Lutero fueron publicados y distribuidos por los nazis para justificar sus leyes anti-judías y, finalmente, su programa de exterminio. Hitler lo admitió cuando dijo a dos obispos católicos quienes cuestionaban su política, que "él sólo estaba poniendo en práctica lo que el cristianismo había predicado y practicado desde hacía 2000 años."

Antisemitismo Racial

La forma de antisemitismo dentro de la ideología nazi no estaba basada en la religión, sin embargo, sino en las teorías raciales sobre la superioridad de la raza aria. Mientras que el cristianismo había buscado la conversión de los judíos, y los líderes de estado habían buscado su expulsión, los nazis buscaban la "solución final al problema judío," el asesinato de todos los Judíos y su erradicación de la raza humana.

La buena noticia es que estas viejas formas de antisemitismo son socialmente inaceptables en el siglo 21. La intolerancia religiosa y el racismo son desaprobados, y son la antiéticos según las ideologías dominantes de la globalización y el secularismo.

Antisemitismo Político

La mala noticia es que Israel, un estado-nación judío, también es antiético para globalismo y el secularismo. Por lo tanto, la forma moderna de antisemitismo que ha encontrado una fortaleza y aceptación a gran escala actualmente, es política. Está contra el Estado judío y se llama anti-sionismo.

Todavía hay antisemitismo religioso, pero esta vez se encuentra concentrado en todo el mundo musulmán y es responsable de la retórica genocida que emana de Irán. El antisemitismo musulmán, sin embargo, es tolerado por los líderes occidentales anti-sionistas quienes culpan del mismo a las políticas israelíes.

No todas las críticas a Israel pueden ser consideradas antisemitas. Sin embargo, la crítica a Israel se convierte en antisemita cuando deslegitima al Estado y cuestiona su derecho a existir, cuando utiliza la retórica y los estereotipos antijudíos o compara a los israelíes con los nazis, cuando juzga a Israel por una norma diferente a la de cualquier otra nación, y cuando se convierte en una excusa para atacar a los individuos y a las instituciones judías locales.

Durante la guerra de 2014 en Gaza, una guerra defensiva por parte de Israel para prevenir nuevos lanzamientos de misiles de Hamás, hubieron ataques contra sinagogas y ciudadanos judíos en Francia, estribillos como "los judíos al gas" en Alemania, el uso de esvásticas en demostraciones anti-Israel, y caricaturas antisemitas en periódicos y medios de comunicación social.

Mientras que Estados Unidos aún hoy es un refugio seguro para los judíos que huyen de Europa, los bajos niveles de antisemitismo en ese país no se deben dar por sentados. Como cristianos debemos aprovechar cada oportunidad para ser solidarios con la comunidad judía, asistir a sus eventos de Recordación del Holocausto y enseñar a nuestros hijos a reconocer el antisemitismo y tomar una posición en contra del mismo.

La batalla de esta generación no es tanto con el Amalec de antaño ni con el antisemitismo pagano, cristiano o racial; sino con el Amalec de hoy, el rabioso movimiento anti-Israel que demoniza al pueblo judío y a su nación mientras que justifica el antisemitismo musulmán.

Debemos estar en guardia contra este Amalec, y es nuestra responsabilidad oponernos a él firmemente.

 

 

*Susan Michael es la Directora Nacional de la Embajada Cristiana Internacional Jerusalén en los E.U., y la creadora de IsraelAnswers.com. ICEJ educa sobre el Holocausto a cristianos en todo el mundo a través de su asociación con Yad Vashem, la institución de Israel conmemorativa del Holocausto.

 

Share this: