EL MILAGRO DEL RENACIMIENTO DE ISRAEL

Versión para impresiónSend by email
Posted on: 
1 Apr 2018 (All day)
EL MILAGRO DEL RENACIMIENTO DE ISRAEL

El renacimiento moderno de la nación de Israel hace setenta años es un acto sin precedentes en la historia mundial, y se considera un "milagro" absoluto en el sentido más clásico de la palabra. Es decir, solo pudo haber sido logrado por intervención divina.

Esto es especialmente cierto a la luz de las circunstancias extraordinariamente graves bajo las cuales tuvo lugar el resurgimiento de Israel entre la familia de las naciones. El profeta Isaías alude a estas tribulaciones cuando pregunta: "¿Se hará que la tierra dé a luz en un día? ¿O una nación nacerá de una vez? Porque apenas Sión estuvo en parto, dio a luz a sus hijos" (Isaías 66:8)

En 1948, el pueblo judío aún se tambaleaba por la tragedia del Holocausto. El enorme alcance y la depravación del genocidio nazi contra los judíos todavía se estaba descubriendo, y dos tercios de los judíos europeos habían sido gaseados o asesinados a tiros en masa. La mayoría del remanente sobreviviente estaba al borde del hambre, y pocos querían regresar a sus hogares. Sabían que sus vecinos nunca los habían aceptado realmente, y probablemente nunca los aceptarían.

Tales calamidades no eran nada nuevo para los judíos. Durante siglos habían enfrentado pogromos, libelos de sangre, conversiones forzadas, expulsiones y otras formas de persecución religiosa, pero este era el punto más bajo. El antisemitismo racial de los nazis los había reducido a un estatus subhumano como si fueran bichos destinados al exterminio. Como pueblo, los judíos sentían que habían llegado a un callejón sin salida.

El profeta Ezequiel habló de un tiempo en el que Israel diría como pueblo: "Nuestros huesos están secos, nuestra esperanza está perdida, y nosotros mismos hemos sido talados". Sin embargo, Dios declaró que no todo estaba perdido. En su momento más débil, ciertamente "haré que suban de su sepulcro y los traeré a la tierra de Israel" (Ezequiel 37:11-12).

El gran milagro del renacimiento de Israel en mayo de 1948 fue que sucedió solo tres años después del final del Holocausto. Desde las cenizas de la Shoah, el pueblo judío se levantó de súbito y restableció la soberanía en su antigua patria. En su momento de mayor debilidad, fueron empoderados de una manera que los había aludido durante siglos, y no era nada menos que el poder de la resurrección de Dios en acción.

Aún más asombroso es el hecho de que Israel se enfrentó a otra amenaza muy seria de aniquilación cuando renació. Cuando su líder fundador David Ben-Gurión declaró la independencia del Estado judío el 14 de mayo de 1948, fue atacado de inmediato por cinco ejércitos árabes invasores. Estas fuerzas árabes fueron armadas, entrenadas y, en algunos casos, incluso comandadas por oficiales de algunas de las principales potencias mundiales. Por el contrario, la comunidad internacional impuso un embargo de armas al incipiente estado de Israel, y solo una pequeña nación, Checoslovaquia, se atrevió a desafiarlo suministrando armas a los desesperados combatientes judíos. En muchos casos, los frágiles sobrevivientes del Holocausto que llegaron de Europa fueron lanzados directamente a la batalla sin siquiera zapatos en sus pies. Los líderes árabes habían jurado "lanzar a los judíos al mar", pero Israel prevaleció.

AL SIGUIENTE año, 1949, las Naciones Unidas votaron para admitir a Israel como estado miembro pleno durante un tiempo en el que numerosas naciones estaban garantizando su independencia y uniéndose a la comunidad internacional. Muchas naciones también nacieron del sufrimiento generalizado de la Primera y la Segunda Guerra Mundial, por lo que hubo una gran simpatía por estas naciones, así como por Israel. Aunque, Israel se destaca por la forma en que superó las mayores adversidades y reescribió la historia.

Los judíos son las únicas personas que han sido completamente desarraigadas de su patria para luego regresar a esa misma tierra y restablecer su soberanía nacional. Podríamos buscar a lo largo y ancho y aún no encontrar a otras personas que hayan logrado hacerlo ni siquiera una vez, ¡y sin embargo los judíos lo han hecho dos veces! Lo que hace que esto sea aún más notable es que la Biblia, que le regalaron al mundo, nos dijo que todo esto iba a suceder antes de que ocurriera. Las Escrituras declararon de antemano que habría dos dispersiones y dos retornos del pueblo judío, primero de Babilonia y luego de todas las naciones de la tierra.

Fue esta misma Biblia la que mantuvo a los judíos unidos como pueblo durante sus largos siglos de exilio. Esta misma Biblia plantó en ellos una esperanza profética de retorno y restauración nacional, que se convirtió en la fuerza impulsora que los trajo de vuelta, literalmente, de la tumba.

El apóstol Pablo se basa en estos pasajes proféticos cuando habla de una futura restauración prometida para Israel en el Libro de Romanos. Él enseña que incluso la dispersión de Israel tuvo un propósito redentor para que el Evangelio llegue a todas las naciones y reconcilie a muchos con Dios. Sin embargo, cuando finalmente llega el momento de la reunión de Israel, Pablo dice que podemos esperar no menos que "la vida de los muertos" (Romanos 11:11-15). Es decir, el poder de la resurrección de Dios seguirá funcionando en la tierra cuando la nación judía finalmente sea restaurada en su antigua patria.

Vivimos en un día en que hemos sido testigos de que estas cosas suceden. Setenta años después del renacimiento milagroso de Israel nos hace preguntarnos: ¿Nos alinearemos con aquellos que están tratando de devolver al pueblo judío a sus tumbas? ¿O estaremos entre aquellos que se encuentran regocijándose en la increíble manera en que Dios ha devuelto la vida a la nación de Israel?

 

Share this: