Special Reports

LA RUPTURA: EL PUNTO DONDE LA IGLESIA SE SEPARÓ DE ISRAEL

Hace años con un grupo de líderes visité iglesias en casa en Whenchou, una ciudad en China. Estos pastores representaban a un millón de creyentes locales, me dijeron. Fue un gran privilegio: dijeron que yo era la primera persona en visitarlos desde Israel. Les expliqué por qué Israel es importante para nosotros y pronto descubrí que esto no era nada nuevo para ellos. Después del servicio, le pregunté al líder: "¿Quién te enseñó sobre Israel?" Aún recuerdo la expresión de asombro en su rostro. "Todo está en la Biblia", respondió.

¿Qué sucedió en la Iglesia para que se alejara tanto de esta simple verdad y se convirtiera en la fuerza principal del antisemitismo en los últimos 1500 años? La odiosa predicación del desprecio contra los judíos, los pogromos, las conversiones forzadas, la inquisición ycel Holocausto, hicieron del cristianismo el archienemigo de los judíos, incluso más que el Islam.

 

La doctrina de Pablo sobre Israel

Esto es aún más sorprendente ya que el apóstol Pablo no pudo haber sido más claro en su enseñanza sobre Israel, a quien “corresponde la adopción, la gloria, los convenios, la entrega de la ley, el servicio de Dios y las promesas; de los cuales son los padres y de quienes, según la carne, vino Cristo, que es sobre todos, el Dios eternamente bendecido”. (Romanos 9:4-5)

Pablo reconoció que, si bien la mayoría de los judíos no han aceptado a Yeshua como su Mesías, siguen siendo "amados por causa de los padres" (Romanos 11:28). Pablo vio su rechazo a Jesús como un estado temporal que los profetas hebreos predijeron (por ejemplo, Isaías 6); sin embargo, también sabía que finalmente llegará el momento en que "... todo Israel será salvo..." (Romanos 11:26). Por tanto llamó a los creyentes gentiles a no ser arrogantes contra los judíos (Romanos 11:18) y a considerar sus propios orígenes: “En aquel tiempo estabais sin Cristo, alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los pactos de la promesa, sin esperanza y sin Dios en el mundo.” (Efesios 2:12). Sin embargo, ahora, por gracia, se han acercado y comparten las promesas de Dios.

 

Desarrollo de grietas

La respuesta de por qué y donde la Iglesia se separó de Israel es compleja y no se puede cubrir del todo en un breve artículo. En parte, podemos culpar a la política romana, pero es mucho más importante la responsabilidad de la Iglesia por las decisiones que tomaron sus líderes en concilios y sínodos en los primeros siglos después de Cristo.

Incluso antes de los primeros concilios ecuménicos, la Iglesia ya comenzaba a alejarse de Israel y sus raíces bíblicas y hebraicas. Después del primer consejo de la Iglesia registrado en el Libro de los Hechos, capítulo 15, las cosas empezaron a cambiar. Primero, la demografía de la Iglesia cambiaba constantemente. Si bien comenzó en Jerusalén como una iglesia 100% judía, en un siglo aproximadamente, los gentiles se convirtieron en la mayoría. Jerusalén siguió siendo el centro espiritual de la fe, pero las guerras romanas cambiaron dramáticamente la conexión de la Iglesia con Jerusalén e Israel. En el año 70 dC, Tito destruyó el Templo, y unas décadas más tarde, Adriano expulsó a prácticamente todos los judíos de Jerusalén y la Tierra de Israel. La conexión espiritual única de la Iglesia primitiva con la Tierra y el pueblo judío se debilitó significativamente. Otro golpe llegó en el 136 dC, cuando Marco se convirtió en el primer obispo no judío de Jerusalén. Mientras tanto, el centro de gravedad espiritual comenzó gradualmente a moverse hacia Roma y Constantinopla.

 

Nicea y los judíos

Pero el golpe final sucedió en 325 dC en Nicea, ciudad cuyas ruinas aún están en Iznik, Turquía. Este se convirtió en el lugar del posiblemente más impactante consejo en la historia de la Iglesia.

El Concilio de Nicea el primero que tuvo lugar cuando los cristianos ya no eran una minoría perseguida: Constantino había abrazado el cristianismo como la religión oficial de todo el imperio. Y fue el emperador, y no el clero, quien convocó a este consejo para consolidar a la Iglesia como una fuerza unificada dentro de su reino.

El Concilio de Nicea se enfocó en la naturaleza humana y divina de Jesús. Aquí, la Iglesia primitiva se dividió en controversia. Tras largas y acaloradas discusiones, finalmente llegaron a un consenso sobre la "pregunta de Jesús". Para la mayoría de los participantes, las preguntas relacionadas con asuntos 'judíos' eran secundarias.

Comenzando en Nicea y después en los concilios y sínodos siguientes, la Iglesia en gran parte gentil comenzó a separarse de sus orígenes judíos. Este cambio se produjo en tres áreas principales: Primero, un cambio en el calendario y los días festivos religiosos; segundo, un cambio en la actitud de la Iglesia hacia los judíos; y tercero, reglas estrictas contra los cristianos que se comprometen con los judíos.

 

Un cambio en los días santos

Hasta el Concilio de Nicea en 325 dC, las iglesias estaban en desacuerdo sobre cómo celebrar la Pascua, y el domingo nunca fue considerado un día santo. La iglesia en Roma y otras regiones occidentales decidieron vincular la observancia de la Pascua a los relatos bíblicos de la resurrección de Cristo el primer día de la semana, mientras que el calendario juliano sustituyó al hebreo. Toda relación con la fiesta bíblica de la Pascua fue ignorada, aunque algunas iglesias mantuvieron la tradición de vincular la semana de la Pasión con la Pascua, lo que las mantuvo más en línea con el Antiguo Testamento y las tradiciones de Jesús y sus discípulos.

Pero en Nicea, Constantino exigió un calendario cristiano unificado para su imperio. En una carta sinodal a todas las iglesias, el Consejo escribió: “¡Le declaramos una buena noticia! ¡A partir de ahora ya no celebramos la Pascua de acuerdo con la tradición de los judíos!”

Y el propio emperador escribió a las iglesias del este: “Se declaró que era particularmente indigno para, el más sagrado de todos los festivales (la Pascua), seguir la costumbre de los judíos, quienes se habían ensuciado las manos con los crímenes más temerosos. Y cuyas mentes fueron cegadas”.

 

Conocido por su hostilidad hacia los judíos, Constantino continuó: "Por tanto, no debemos tener nada en común con los judíos ... [sino] separarnos de la compañía detestable de los judíos, porque es verdaderamente vergonzoso para nosotros escucharlos jactarse de que sin su dirección no podríamos guardar esta fiesta”, y agregó: "Al mismo tiempo, es nuestro deber no tener nada en común con los asesinos de nuestro Señor".

Su razonamiento era doble: primero, ya que los judíos eran responsables de la muerte de Jesús, también debían estar equivocados en sus tradiciones; y segundo, la mayoría de los cristianos en ese momento simplemente no seguían el calendario judío. Por lo tanto, fue una decisión basada en un consenso democrático que carecía de cualquier base teológica.

El enfoque radical de Constantino ignoró totalmente los múltiples paralelos de los últimos días de Jesucristo a la fiesta de la Pascua bíblica. Jesús instruyó a sus discípulos a preparar una cena de Pascua (Lucas 22:7-8) y declaró: “con ferviente deseo he deseado comer esta Pascua con ustedes antes de que sufra ...” (Lucas 22:15). La celebró tal como lo hacen los judíos hasta hoy: Jesús tomó la copa después de la comida y la bendijo. (1 Corintios 11:25). Hasta hoy los judíos consideran esta tercera copa la "copa de la redención mesiánica". Luego, después del "Halel", la lectura tradicional de los Salmos 115-118, fue al Monte de los Olivos (Mateo 26:30). Pablo también declara que Jesús es nuestro cordero pascual (1 Corintios 5:7). Pero todo esto fue ignorado.

Del mismo modo se estableció un nuevo feriado semanal: el domingo. Hasta entonces, el domingo no se guardaba en absoluto, excepto para algunos cristianos que celebraban oraciones y lecturas bíblicas los domingos por la mañana antes de ir a trabajar, recordando que el Señor había resucitado el primer día de la semana. Pero el objetivo de Constantino era separar a la Iglesia completamente de cualquier costumbre judía. Así que para evitar que los cristianos observaran Shabat, él inventó el nuevo día santo del domingo. Varios cristianos lucharon para ponerse de acuerdo. Pero el Sínodo de seguimiento de Laodicea resolvió el asunto. Los cristianos que todavía guardaban el sábado judío serían básicamente excomulgados.

 

Un cambio de actitud

El amor de Pablo por su pueblo era inmenso. Él ofreció, si es posible, ser maldecido por Cristo para salvar a algunos de sus hermanos judíos (Romanos 9:3). Pero estos últimos concilios eclesiales estaban totalmente desprovistos del amor apasionado de los apóstoles por el pueblo judío. Cualquier cosa judía no era bienvenida, incluidos los mismos judíos. En lugar de que el evangelio de Pablo fuera "para los judíos primero", la nueva actitud era hacer que fuera más difícil para los judíos unirse a la Iglesia. Solo si ellos “pronunciaran fe según la doctrina niceana”, podrían convertirse en miembros. A los judíos que guardaban Shabat se les negó el bautismo.

En Nicea, los obispos también pidieron a los judíos conversos renunciar a sus nombres judíos y adoptar nombres cristianos. Esto ignoró completamente el hecho de que todos los apóstoles tenían nombres judíos y que María llamó a Jesús con el nombre de Yeshua, en hebreo como "salvador", en lugar del paralelo griego “Iesos”. Y su madre no era realmente "María", sino Miriyam, con su nombre original judío.

Para los apóstoles del Nuevo Testamento, el mundo consistía en "la casa de Israel" y los gentiles. Solo por la gracia de Dios podrían los gentiles ser injertados en el olivo natural del pueblo del pacto de Dios, Israel. Pablo consideraba su ascendencia judía como un privilegio (Romanos 3:1; Gálatas 2:15), aunque ese privilegio no lo salvaría. Pero para la iglesia de Nicea, esta cosmovisión bíblica se invirtió. La pregunta de Pablo, "¿qué ventaja tiene el judío?" Ya no se contestaba "en gran medida", sino todo lo contrario, con odio vicioso. En lugar de que los judíos fueran "amados por amor a los patriarcas" (Romanos 11:28), ahora eran los "asesinos de Cristo". En varios registros del concilio, la lista de los condenados incluía “herejes, paganos y judíos”.

A los ojos de la Iglesia gentil, todos eran iguales. En el mundo de Pablo, eran los gentiles que estaban sin Dios y sin esperanza (Efesios 2:12), pero ahora esto se aplica al pueblo judío, una doctrina que va en contra de todo lo que se enseña en el Nuevo Testamento.

 

Las reglas del juego

Todo esto llevó a leyes estrictas que prohibían cualquier compromiso positivo con los judíos. Nicea y los concilios posteriores de la Iglesia enseñaron que los cristianos no debían tener nada que ver con los judíos. Los líderes que visitaban y oraban en las sinagogas debían ser destituidos del cargo, y los cristianos comunes que lo hacían debían ser "disuadidos". El sínodo de Laodicea prohibió cualquier participación en sus fiestas, y que los cristianos no comieran su pan sin levadura durante la Pascua. Ni siquiera se podía permitir que un médico judío tratara su enfermedad, dictaminó un sínodo. Celebrar las fiestas judías y guardar Shabat, según los obispos, fue considerado "burlarse de Cristo".

 

El impacto de Nicea en la historia de la Iglesia

Todos estos nuevos enfoques no solo crearon una ruptura entre la Iglesia y los judíos: también colocaron a la Iglesia en un camino que finalmente condujo a las atrocidades de las Cruzadas, donde el asesinato de los judíos se consideraba agradable a Dios. Más tarde allanó el camino a la Inquisición y finalmente al Holocausto, cuando Hitler pudo citar al reformador alemán Lutero para justificar su odio a los judíos.

Lo que fue aún más trágico acerca de Nicea es que fue solo el segundo consejo universal de la Iglesia. Mientras que en Hechos 15, la iglesia judía fue más allá de sus tradiciones y sentimientos para acoger y abrazar a los creyentes gentiles, la iglesia gentil en Nicea rechazó a los judíos de toda la vida de la iglesia y generó odio hacia ellos en las generaciones futuras. Solo unos pocos movimientos cristianos, como los valdenses, promotores del avivamiento en Italia y los puritanos en Inglaterra, se atrevieron a desafiar esta actitud hostil hacia los judíos.

 

Un milagro moderno

Con el renacimiento de la nación de Israel y el surgimiento de una nueva corriente de cristianismo conocida como evangelismo, finalmente hemos comenzado a presenciar un cambio radical en las relaciones entre la Iglesia e Israel desde la segunda mitad del siglo pasado. Mientras las iglesias históricas aún luchan con sus actitudes antisemitas, mucho ha cambiado debido al movimiento evangélico en constante expansión.

La ruptura entre judíos y cristianos parece estar sanando, quizás más rápido de lo que muchos esperaban. Después de una historia tan horrible entre nosotros, no es más que un milagro escuchar al primer ministro de Israel referirse a los cristianos evangélicos como "los mejores amigos de Israel". En la actualidad, muchas organizaciones judías tienen un departamento de "amigos cristianos", incluidos los anteriormente inconcebibles amigos cristianos de Yad Vashem, una venerada institución que conmemora el capítulo más oscuro de las relaciones judeo-cristianas: el Holocausto. Esto requería ir más allá de muchos obstáculos históricos y profundas heridas emocionales, pero incluso Yad Vashem ha abierto sus puertas a los cristianos.

En el lado cristiano, mucho ha cambiado también. Muchos cristianos de hoy dan por sentado participar en una comida del Seder de la Pascua, visitar una sinagoga local o incluso ayudar a reconstruir las sinagogas históricas. Cristianos de todo el mundo apoyan innumerables proyectos no solo en Israel sino también en muchas comunidades judías en sus propios países. Es sorprendente el que algunos cristianos chinos de hoy adoptan nombres bíblicos y judíos. Recuerde que Nicea llamó a los judíos convertidos a adoptar nombres cristianos, pero ahora está sucediendo lo contrario. Y cada año, miles de cristianos visitan las comunidades mesiánicas en Israel para experimentar y aprender de sus antiguas tradiciones bíblicas.

Esta es una nueva temporada profética tanto para Israel como para la Iglesia. En ICEJ tenemos el privilegio y la bendición de participar en sanar la ruptura histórica entre nosotros y allanar el camino para la reconciliación en estos últimos días. Vivimos tiempos muy emocionantes.

El tema de la Fiesta de los Tabernáculos de este año es "Comienzos". Muchos oradores darán una nueva perspectiva sobre cómo Dios está llevando a la Iglesia a sus inicios, en una Jerusalén judía. Únase a nosotros en la ciudad reconstruida de Jerusalén y descubra cómo juntos podemos desempeñar un papel en la restauración divina de Israel, ahora que la Iglesia se ha reconectado con sus raíces en Israel.

Finalmente, por favor ore preguntando cómo puede contribuir a nuestros esfuerzos para sanar la ruptura entre Israel y el cristianismo, que ha sido una mancha en la Iglesia durante tanto tiempo. ¡Esta es su oportunidad de hacer una diferencia en la historia de la Iglesia!

 

Los materiales de la fuente sobre el Consejo de Nicea están disponibles a solicitud en media@icej.org

BOLIVIA BENDICE A ISRAEL ¡TODO EL AÑO!

Foto: Claudia Fierro (ICEJ): Más de 15,000 cristianos bolivianos marchan por Santa Cruz para proclamar su amor por Jesús y por Israel. 

En agosto, miles de cristianos bolivianos se dieron cita en Santa Cruz para una reunión anual convocada por el Apóstol Alberto Magno, director nacional de ICEJ-Bolivia, para proclamar su fe en Jesús y demostrar su apoyo a Israel. El apóstol Alberto supervisa la Primera Iglesia Evangélica Bautista, una red nacional de iglesias con más de 50,000 miembros. Su congreso anual tiene un impacto espiritual positivo en todas las esferas de la vida en Bolivia, incluida la familia, el gobierno y la cultura, además de que expresa la solidaridad cristiana con Israel. Tras varios días de sólidas enseñanzas bíblicas y adoración inspiradora, la conferencia fue coronada por una marcha por las calles de Santa Cruz en la que unos 15,000 cristianos bolivianos declararon audazmente su amor por Cristo y su apoyo a Israel.

Entre los oradores invitados y líderes de adoración invitados a la reunión estaban el Apóstol Renê Terra Nova, director nacional de ICEJ-Brasil; Claudia Fierro, coordinadora de ICEJ en español; Tiffany Mallillin, miembro del personal en Jerusalén, y Dorothy Bedford del equipo de adoración de la Fiesta.

La audiencia se conmovió profundamente cuando Claudia describió de primera mano cómo el apoyo que los cristianos bolivianos dan a ICEJ, estaba siendo usado para cubrir las necesidades de los sobrevivientes del Holocausto, de los nuevos inmigrantes judíos, los agricultores que sufren incendios provocados a lo largo de la frontera de Gaza y muchos otros israelíes. "Este congreso fue mucho más grande de lo que podríamos haber imaginado", dijo Claudia. “Bolivia es nuestra mayor delegación de habla hispana en la Fiesta, y también nuestra nación donante más grande y fiel en América Latina. Y es porque el Apóstol Alberto y su equipo trabajan muy duro durante todo el año para poder bendecir a Israel de la manera en que lo hacen", y agregó: "Estar aquí me ha permitido ver que este amor que la Iglesia en Bolivia profesa por Israel es casi sobrenatural: Solo es posible si Dios lo pone en su corazón. Y logran todo esto a pesar de que Bolivia aún es un país en desarrollo y su gobierno es hostil hacia los cristianos, hacia Israel, y es, además, pro-palestino”.

El apóstol Alberto narra que desde que comenzó a llevar a los peregrinos bolivianos a la Fiesta de los Tabernáculos en 1989, trayendo generosas ofrendas de sus miembros a ICEJ en Jerusalén, sus iglesias se han multiplicado, no solo en términos de nuevos miembros sino también de prosperidad financiera.

 

LA PASCUA Y LA RESURRECCIÓN; MOISÉS Y EL MESÍAS PARTE II

“Aconteció, aproximadamente ocho días después de estos dichos, que tomó a Pedro, a Juan y a Santiago, y subió a la montaña para orar. Mientras oraba, la apariencia de su rostro se alteró, y su túnica se volvió blanca y reluciente. Y he aquí, dos hombres hablaron con Él, que eran Moisés y Elías"... "Y una voz salió de la nube, diciendo: "Este es mi Hijo amado. ¡Escúchenlo!”(Lucas 9:28-30, 35)

 

En la Parte 1 de esta enseñanza, comenzamos a explorar los vínculos inseparables entre la Pascua y el "Domingo de Resurrección" al comparar las figuras centrales respectivas de cada una de esas festividades: Moisés y Jesús. Anteriormente, mostramos a Moisés como modelo del Mesías prometido, incluso como un libertador, un legislador y un líder elegido que enfrentó el rechazo de su propio pueblo. Los paralelos con Jesús también se pueden ver en Moisés como mediador y como intercesor.

 

Moisés el mediador

Moisés fue el mediador elegido de un pacto divino que Dios hizo con Israel en el desierto. Habiendo sido liberados de la esclavitud en Egipto, los israelitas llegaron al pie del Monte Sinaí, donde entraron en una relación de pacto especial con Dios como nación.

 

Este pacto se inició cuando Moisés ascendió a la montaña para recibir los Diez Mandamientos en su nombre, actuando como intermediario entre Dios y su pueblo. Moisés también presidió las ceremonias necesarias para sellar este pacto y sirvió como depósito de las promesas divinas que Dios hizo a Israel bajo sus términos. Así, se convirtió en mediador del pacto sinaítico, que designó un sacerdocio terrenal para realizar rituales y sacrificios de animales como un medio para cubrir los pecados de Israel.

 

 

 

De manera similar, Cristo fue el Mediador del Nuevo Pacto sellado en su propia sangre. El libro de Hebreos compara directamente a Moisés y Jesús, presentando sus respectivos roles como mediadores de dos pactos distintos.

 

Por ejemplo, Hebreos dice que Jesús "fue fiel a Aquél que lo designó, como también Moisés fue fiel en toda su casa" (Hebreos 3:2). Tales paralelismos se extienden a lo largo de la letra (ver, por ejemplo, Hebreos 3: 5-6; 4: 14-5: 11; 9: 1-15). Los rituales recurrentes del pacto mosaico se describen como "copias" o "sombras" terrenales de la salvación eterna asegurada por la sangre expiatoria de Cristo ofrecida de una vez por todas en los lugares celestiales (Hebreos 8:5; 9:23; 10:1). Y Hebreos concluye que Cristo es el Mediador de un "mejor pacto" (Hebreos 8:6). ¿Cómo es eso?

 

Primero, porque el Nuevo Pacto tiene un mejor mediador. Moisés tenía sus defectos y los sacerdotes Aarónicos eran débiles y primero necesitaban expiar sus propios pecados, pero Cristo nuestro Sumo Sacerdote "es santo, irreprochable, puro, apartado de los pecadores y exaltado sobre los cielos." (He.7:26).

 

Segundo, porque "se estableció en mejores promesas." (Hebreos 8:6b) Para comenzar, el Señor juró que el Mesías sería un Sumo Sacerdote para siempre (Salmo 110: 4; Hebreos 5:6; 6:6) 20; 7:17-28). Además, el Señor prometió que este Nuevo Pacto proporcionaría el perdón absoluto de los pecados.

 

Como lo explicó el profeta Jeremías, el primer pacto otorgado a través de Moisés proporcionó un medio para que Dios pase por alto temporalmente los pecados de Israel año tras año, ya que los diversos sacrificios rituales fueron ofrecidos por el sacerdocio terrenal cambiante. Pero debido al sacrificio expiatorio de Cristo en la Cruz, Dios ahora puede perdonar totalmente e incluso olvidar nuestros pecados para siempre (Jeremías 31:31-34; Hebreos 8:7-12).

¡Es una diferencia enorme! Y nos da muchas razones para celebrar esta temporada de Pascua / Resurrección.

 

Moisés el intercesor

Finalmente, Moisés fue un intercesor para su pueblo, evitándoles en varias ocasiones la ira consumadora de Dios (Éxodo 32:11-14; Éxodo 14:11-20). Cuando los israelitas pecaron al adorar al becerro de oro, Dios en su ira estaba a punto de destruirlos, pero Moisés rogó al Señor que los perdonara. Su última línea de defensa fue ofrecer su propia salvación si fuera necesario, diciendo: "Bórrame de tu libro..." (Éxodo 32:32).

 

 

Y cuando los diez espías emitieron un mal informe, Dios estaba listo para eliminarlos por segunda vez, pero Moisés intercedió y el Señor cedió una vez más. Aquí, Moisés le ruega al Señor: “Por tu gran amor, te suplico que perdones la maldad de este pueblo, tal como lo has venido perdonando desde que salió de Egipto” (Números 14:19). Así que, en muchas formas, el intercesor fue el papel más importante que Moisés desempeñaría. De manera similar, Cristo es nuestro intercesor y estaríamos completamente perdidos sin él.

 

En su pasaje convincente sobre el Mesías sufriente, el profeta Isaías predijo: "Por lo tanto, le daré un puesto entre los grandes, y repartirá el botín con los fuertes, porque derramó su vida hasta la muerte, y fue contado entre los transgresores. Cargó con el pecado de muchos, e intercedió por los pecadores." (Isaías 53:12)

 

En el Nuevo Testamento, se presenta a Jesús una y otra vez como que ya tomó nuestros pecados sobre sí mismo, y que sigue siendo nuestro gran intercesor, sentado a la diestra del Padre en el cielo (Romanos 8:34). Seguramente, "Por eso también puede salvar por completo [para siempre] a los que por medio de él se acercan a Dios, ya que vive siempre para interceder por ellos." (Hebreos 7:25).

No hay un ejemplo más grande de Jesús en su papel de intercesor que cuando aboga por su propia gente en la Cruz: "Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen" (Lucas 23:34).

 

Conclusión

Estos son algunos de los paralelismos entre la Pascua y la celebración de la Resurrección, como se ve en la comparación de las figuras de Moisés y Jesús. También vemos su cercanía en las palabras de Jesús en esa fatídica Pascua de hace 2000 años: La Última Cena fue un Seder modelo de la Pascua, y en esa ocasión Jesús habló palabras de compromiso matrimonial a sus discípulos, justo como Moisés se dirigió a los israelitas en votos matrimoniales en el Sinaí (Éxodo 19:3-9; 24:3-8).

 

Jesús dijo: “No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. Y si me voy y os preparo lugar, vendré otra vez y os tomaré a mí mismo, para que donde yo esté, vosotros también estéis.” (Juan 14: 1-3)

 

Estas son palabras tradicionales en los esponsales en la cultura hebraica. ¡Y siguen siendo la gran esperanza de todos los creyentes que esperan el regreso de nuestro Esposo, Salvador, Libertador, Legislador, Mediador, Intercesor y Sumo Sacerdote para siempre!

LA PASCUA Y LA RESURRECCIÓN; MOISÉS Y EL MESÍAS PARTE I

*Photo credit: Google Images*

Hay mucho que podríamos decir sobre la inseparable conexión entre la festividad judía de la Pascua y la celebración cristiana de la Pascua o Semana Santa, a la que prefiero llamar "Día de la Resurrección".

 

En términos básicos, la liberación física de Israel de la esclavitud en Egipto fue un presagio de la liberación espiritual que tenemos en Cristo, cuya muerte expiatoria nos ha liberado de la esclavitud del pecado (Romanos 6:17-18; Gálatas 5: 1; Colosenses 1:13-14). Así como Dios salvó a los israelitas del "destructor" cuando vio la sangre de un cordero rociada en los postes de sus puertas, la sangre derramada de Jesús, el Mesías, le permite a Dios "pasar por alto" nuestros pecados (Romanos 3:25; 1 Corintios 5:7).

 

La figura de Moisés es central en la historia de la Pascua, y también sirve como un tipo o sombra del Mesías prometido. El mismo Moisés incluso dijo que un día “el SEÑOR tu Dios levantará para ti un Profeta como yo de en medio de ti, de tus hermanos. A él oirás.” (Deuteronomio 18:15). De hecho, los paralelismos entre Moisés y Jesús son bastante notables, y la primera similitud se manifiesta en este pasaje tan profético: que ambos sufrirían el rechazo de su propio pueblo.

 

Moisés y el rechazo del Mesías

Los cristianos a menudo ven a José o a David como modelos del Mesías venidero porque ambos fueron despreciados por sus hermanos. Pero cuando Esteban el Mártir se enfrenta a sus compañeros israelitas en el capítulo 7 de Hechos con respecto al rechazo de Jesús, usa a Moisés como su arquetipo principal para su repudio al Mesías. Esto los hirió en lo vivo, porque Moisés era la figura más venerada en los ojos de aquellos a quienes se dirigía. Sin embargo, Esteban señaló acertadamente que los hebreos se habían negado a aceptar su liderazgo una y otra vez.

 

Esteban dijo que a pesar de que Moisés era el "que recibió los oráculos vivos para dárnoslos" en Sinaí, él mismo era “a quien nuestros padres no obedecían, sino que rechazaban. Y en sus corazones se volvieron a Egipto...”  (Hechos 7:38-39).

 

Esto no debería haber sido el caso. Moisés fue quien les advirtió que pusieran la sangre sobre sus puertas, y cada familia israelita que escapó del destructor y salió de Egipto esa noche lo hizo porque lo habían escuchado. Le debían la vida a Moisés y, sin embargo, seguían cuestionando su liderazgo y su capacidad para escuchar al Señor. De hecho, sucedió "diez veces" y en realidad reflejó su "prueba" y rechazo de Dios (Números 14:22). Y finalmente, Moisés declaró que otro profeta se levantaría un día, y esta vez es mejor que lo escuchen. "Mas a cualquiera que no oyere mis palabras que él hablare en mi nombre, yo le pediré cuenta." (Deuteronomio 18:19)

 

Ahora sabemos que el rechazo de Jesús por parte de los judíos fue por una razón redentora: primero fue necesario para que Cristo pudiera llegar a la Cruz, y en segundo lugar, para que el Evangelio saliera a las naciones (Hechos 3:14-18, 13:46). Por eso, no los condenamos por ello. Esta parcial dureza de corazón también fue solo por un tiempo, y se quitará un día cuando haya entrado la "plenitud de los gentiles" (Romanos 11:25). Sin embargo, el punto es que el Moisés de la historia de la Pascua sufrió rechazo, aunque fue elegido y usado poderosamente por Dios, y predijo que el Mesías experimentaría lo mismo de su propia gente, lo que también ocurrió en la Pascua.

 

Moisés el libertador

Dios levantó a Moisés para liberar a los hebreos de la esclavitud en Egipto. Pasó 40 años en las cortes de Faraón y luego 40 años en el desierto, siendo preparado por Dios para esta misión especial. Los israelitas también anticiparon su venida porque Dios le había prometido a Abraham mucho antes de que, después de 400 años, los sacaría de su difícil servidumbre y aflicción en una tierra extraña (Génesis 15:13-14).

 

Del mismo modo, Cristo fue el Libertador prometido de la esclavitud del pecado y de la muerte para todos los que invocan su nombre (Hechos 2:21; Romanos 10:13, 11:26). El Ángel del Señor le dijo a José que nombrara a su hijo "Jesús", que significa "salvación", "porque Él salvará a su pueblo de sus pecados". (Mateo 1:21) El pueblo judío en su día sabía que era el momento de que El Mesías llegará (Daniel 9:24-26; Gálatas 4: 4); e incluso sabían dónde iba a nacer (Miqueas 5:2; Mateo 2:4-6). Jesús también pasó 40 días en el desierto preparándose para el ministerio de liberación que tenía por delante.

 

Moisés el legislador

Moisés fue el gran legislador, porque le dio a Israel y al mundo los Diez Mandamientos. “Entonces el Señor le dijo a Moisés: 'Sube a mí en la montaña y permanece allí; y te daré tablas de piedra, y la ley y los mandamientos que he escrito, para que los enseñes.” (Éxodo 24:12). Incluso los cinco libros de Moisés se llaman la "Torá ", que significa “Ley ” o “enseñanzas”.

 

Igualmente, Cristo fue un gran legislador. De hecho, Jesús proclamó bellamente las leyes y virtudes de su Reino en el Sermón del Monte (ver Mateo 5). Al referirse al Señor Jesús, el apóstol Santiago dijo: "No hay más que un solo legislador y juez, aquel que puede salvar y destruir." (Santiago 4:12).

 

El apóstol Juan dijo: “Porque la ley fue dada por medio de Moisés; mientras que la gracia y la verdad vinieron a través de Jesucristo.” (Juan 1:17) Esto en realidad significa que “la ley de gracia y verdad” vino a través de Jesús.

 

La gran diferencia entre estos dos grandes legisladores en la Biblia es que Moisés nos entregó una ley escrita en tablas de piedra, mientras que Cristo escribe la ley de Dios en los corazones de la carne (2 Corintios 3:3). De hecho, el profeta Jeremías cita esto como una de las grandes características distintivas del nuevo pacto prometido, cuando el Señor dijo: "Pondré Mi ley en sus mentes, y la escribiré en sus corazones..." (Jeremías 31:33; Hebreos 8:10, 10:16).

 

[En la Parte II de esta serie de enseñanza, continuaremos explorando los paralelos entre Moisés y Jesús, especialmente en lo que se relaciona con la Pascua.]

PASCUA

Muchas familias en Israel viven en la pobreza y no pueden celebrar adecuadamente la fiesta de la Pascua. Cada año, AYUDA ICEJ y simpatizantes como usted proporcionan paquetes de cuidado de Pascua a familias necesitadas en todo Israel. Aquí hay algunos puntos destacados de la Pascua del año pasado 2018:

En Beit She’an, 50 familias necesitadas recibieron regalos. Un padre de 14 hijos nos dijo: "Mi familia aprecia su apoyo. Les agradecemos que podamos celebrar y recordar Pesaj".

En Kiryat Gat, 20 familias etíopes que acababan de hacer Aliyá a Israel recibieron paquetes de atención. Una de las mujeres dijo: "El corazón solo funciona si la sangre fluye a través de él, y solo entonces estás vivo. Si haces algo con todo tu corazón, eso es dar vida. Esta es su visita y la obra que están haciendo en la tierra: dar vida, asegurándose de que el corazón funcione. Gracias por venir, gracias por calentar nuestros hogares con su presencia".

En la instalación de Bienestar Social de Netanya, entregamos 50 paquetes de atención. Uno de los beneficiados fue Isaac, un judío religioso que tiene cuatro hijos y cuya amada esposa ha estado en cama por más de 14 años. Cuando Isaac recibió su regalo, dijo: "Gracias de todo corazón por estar aquí hoy y escucharme. Gracias por estos regalos que demuestran que les importa. Mi deseo es estar el próximo año entre las personas que dan y no necesitar más apoyo. Chag Pesaj Sameach! (Feliz Pascua)"

Muchos corazones se alegraron con sus generosas ofrendas, y sabemos que Dios hará maravillosas obras nuevamente en esta Pascua que comienza el 19 de abril. ¡Esperamos proporcionar aún más paquetes de cuidado de Pascua para ayudar a las familias judías necesitadas para celebrar la Pascua!

Envíe su ofrenda hoy con un "¡Chag Pesaj Sameach!" (¡Feliz Pascua!)

int.icej.org/content/passover-joy-everyone

 

¡BASTA DE TONTERÍAS, IRLANDA!

Una forma popular de atacar a Israel en estos días es a través del movimiento BDS (Boicot, Desinversión y Sanción) contra Israel, ya sea en negocios, cultura o mediante legislación.

Una ley propuesta que actualmente se abre paso en el parlamento irlandés criminalizaría el comercio de bienes de los asentamientos israelíes. Como alemán nativo y ciudadano de la Unión Europea, encuentro este proyecto de ley totalmente equivocado, extremadamente injusto, contraproducente para la paz y, sobre todo, moralmente indignante. Es un claro ejemplo de por qué el BDS nunca traerá paz y solo perjudica a las personas a las que dice ayudar.

De acuerdo con este proyecto de ley, cualquier persona declarada culpable de importar o vender cualquier producto o servicio que se origine en el "territorio ocupado" se enfrentará a una multa de hasta € 250,000 o cinco años de cárcel. Sin embargo, el proyecto de ley está redactado deliberadamente para que solo se aplique a los "asentamientos israelíes" en Cisjordania, el este de Jerusalén y los Altos del Golán. Quienes impulsan este proyecto de ley irlandés han proclamado con orgullo que sacará a Europa y al mundo del estancamiento actual de las negociaciones y hacia la paz en Oriente Medio. ¡Nada más lejos de la verdad!

La comunidad internacional siempre ha abordado el conflicto israelí-palestino como una disputa que debe ser resuelta por las partes involucradas. A partir de la Resolución 242 en adelante, cada decisión del Consejo de Seguridad de la ONU se ha orientado a ofrecer a las partes un camino sugerido hacia la paz y alentarlas a resolver sus diferencias en conversaciones directas. Este enfoque ayudó a producir los Acuerdos de Oslo, presenciados por la UE, que dejaron el destino de los asentamientos a un acuerdo de estado final entre Israel y los palestinos.

Sin embargo, la República de Irlanda ahora está tratando de forzar el problema unilateralmente. Sin embargo, ¿cómo va a acercarnos a la paz una persona en una mazmorra irlandesa por comprar una botella de Cabernet Sauvignon de Tura ganadora de la medalla de oro? Una ama de casa que hace una ensalada con aceite de oliva de Shiloh o un postre con dátiles del Valle del Jordán podría, sin saberlo, llevar a su familia a la bancarrota. ¿Alguna vecina que odia a los judíos verá tal contrabando en su cocina e informará a la familia a las autoridades irlandesas? ¿Cómo se puede hacer cumplir de manera justa una ley criminal tan absurda?

El proyecto de ley también es contraproducente para la paz, ya que recompensa la intransigencia palestina. Cuando toda la culpa está siendo puesta sobre Israel, ¿qué incentivos tienen los palestinos para hacer concesiones? ¿Son los judíos que han regresado al corazón de su antigua patria una mayor amenaza para la paz mundial que los vecinos palestinos que los han estado atacando violentamente durante décadas?

En la práctica, esta ley penal dañaría más a los palestinos. Como dejó claro el episodio deSodaStream, muchas empresas y fábricas en los asentamientos israelíes emplean a trabajadores palestinos y les pagan salarios cuatro veces más altos en promedio que lo que ganan los palestinos comunes. Estos sostenes de familia a menudo apoyan a familias numerosas, por lo que decenas de miles de palestinos podrían verse afectados si, debido a la presión del BDS, las empresas israelíes despiden a estos trabajadores y se mudan a otros lugares.

Pero el aspecto verdaderamente odioso del proyecto de ley irlandés es su evidente antisemitismo, ya que distingue brutalmente a los "ocupantes" judíos, mientras ignora a todas las demás fuerzas de ocupación en el mundo. ¿Qué pasa con el aceite de oliva de la parte de Chipre ocupada por los turcos, el pescado de Crimea ocupada por los rusos o los dátiles del Sáhara Occidental ocupado por los marroquíes? Todos estos productos son libres de ingresar a eurozona, mientras que solo los judíos deben aprender una lección nuevamente. ¿Cómo puede esto realmente ser un acto justo, como afirman los patrocinadores irlandeses, cuando es tan claramente discriminatorio?

No puedo evitar pensar que estos bienhechores irlandeses nos están llevando directamente de vuelta a las leyes racistas de los años treinta en Alemania. Kauft nicht bei Juden! "¡No compres de los judíos!" Era la norma entonces y es precisamente lo que esta ley les dice a los ciudadanos irlandeses hoy. Está antisemitismo legalizado y disfrazado de jerga jurídica muy bien pulida y una mera palabrería vacía para promover la paz y los "valores europeos".

Si realmente hemos aprendido las lecciones del Holocausto, Europa rechazará este intento de centrar a los judíos para su castigo.

Así que por favor, ¡basta de tonterías, Irlanda!

PASCUA

Muchas familias en Israel viven en la pobreza y no pueden celebrar adecuadamente la fiesta de la Pascua. Cada año, AYUDA ICEJ y simpatizantes como usted proporcionan paquetes de cuidado de Pascua a familias necesitadas en todo Israel. Aquí hay algunos puntos destacados de la Pascua del año pasado 2018:

En Beit She’an, 50 familias necesitadas recibieron regalos. Un padre de 14 hijos nos dijo: "Mi familia aprecia su apoyo. Les agradecemos que podamos celebrar y recordar Pesaj".

En Kiryat Gat, 20 familias etíopes que acababan de hacer Aliyá a Israel recibieron paquetes de atención. Una de las mujeres dijo: "El corazón solo funciona si la sangre fluye a través de él, y solo entonces estás vivo. Si haces algo con todo tu corazón, eso es dar vida. Esta es su visita y la obra que están haciendo en la tierra: dar vida, asegurándose de que el corazón funcione. Gracias por venir, gracias por calentar nuestros hogares con su presencia".

En la instalación de Bienestar Social de Netanya, entregamos 50 paquetes de atención. Uno de los beneficiados fue Isaac, un judío religioso que tiene cuatro hijos y cuya amada esposa ha estado en cama por más de 14 años. Cuando Isaac recibió su regalo, dijo: "Gracias de todo corazón por estar aquí hoy y escucharme. Gracias por estos regalos que demuestran que les importa. Mi deseo es estar el próximo año entre las personas que dan y no necesitar más apoyo. Chag Pesaj Sameach! (Feliz Pascua)"

Muchos corazones se alegraron con sus generosas ofrendas, y sabemos que Dios hará maravillosas obras nuevamente en esta Pascua que comienza el 19 de abril. ¡Esperamos proporcionar aún más paquetes de cuidado de Pascua para ayudar a las familias judías necesitadas para celebrar la Pascua!

Envíe su ofrenda hoy con un "¡Chag Pesaj Sameach!" (¡Feliz Pascua!)

int.icej.org/content/passover-joy-everyone

 

LAS AFLICCIONES DE LOS DISPERSOS

"En todo el mundo, la situación para los judíos de hoy es inestable, pero laAliyá es fuerte", escribe el director de Aliyá ICEJ, Howard Flower, al comentar sobre el fuerte aumento de Aliyá el año pasado. Este impulso ilustra un patrón único en los diferentes países de donde emigran los judíos: las comunidades judías enfrentan numerosos desafíos, ya sea crisis financieras, condición de refugiados, amenaza de guerra, antisemitismo y discursos de odio, y otras circunstancias amenazantes".

 

Viviendo en la Inestabilidad

Una región importante para la actividad de Aliyá es la antigua Unión Soviética, incluidas Rusia, Ucrania y Bielorrusia. En Rusia, la caída del Rublo provocó una gran crisis financiera, afectando a una gran mayoría de personas por debajo de la línea de pobreza. Otros viven en zonas de riesgo para el consumidor, que a menudo sufren escasez de alimentos y carecen de otros elementos esenciales, lo que expone a los residentes a riesgos de salud y desnutrición.

 

La Aliyá Crece Rápidamente

Alentados por una fuerte opresión, los judíos buscan refugio en su tierra natal, Israel. La mano de Dios se manifiesta en el proceso de Aliyá. Su pueblo se está refugiando en Israel, adaptándose a la cultura, aprendiendo el idioma, recibiendo capacitación, consiguiendo empleos y construyendo una nueva vida aquí. Dios está rescatando a su pueblo no solo del exilio, sino también de las duras condiciones de vida en sus países actuales.

Dios está preservando a Su pueblo y los cristianos ayudan a hacer esto financieramente posible. Con el apoyo de cristianos de todo el mundo, ICEJ ayuda a más del diez por ciento de todos los judíos que hacen Aliyá a Israel cada año. En 2018, ayudamos a 2,539, y estamos en camino de asistir a más de 3,500 este año.

Barry Denison, vicepresidente de operaciones, supervisa la asistencia de Aliyá de ICEJ. Revisando las Escrituras recientemente, descubrió más verdades sobre Aliyá del profeta Isaías que compartió en la Conferencia de Pastores y Líderes Envision de ICEJ de este año.

“Súbete sobre un monte alto, anunciadora de Sión; levanta fuertemente tu voz, anunciadora de Jerusalén…”(Isaías 40:9) En muchas traducciones, este pasaje se traduce como una orden para traer buenas noticias a Sión. Sin embargo, el hebreo original indica que Sión es el portador de buenas noticias. Por lo tanto, en lo que se refiere a Aliyá, Sión les da buenas noticias a aquellos judíos que viven en circunstancias desoladas cuando regresan a la tierra natal que el Señor tiene para ellos.

Denison continuó con Isaías 52:9-10 que dice: “Cantad alabanzas, alegraos juntamente, soledades de Jerusalén; porque el Señor ha consolado a su pueblo, a Jerusalén ha redimido. El Señor desnudó su santo brazo ante los ojos de todas las naciones, y todos los confines de la tierra verán la salvación del Dios nuestro.” La Aliyá es un consuelo para el pueblo judío, especialmente ahora que sufren persecución, pobreza y muchas otras circunstancias que amenazan sus vidas. Aliyá es fuerte porque Dios está desnudando su brazo fuerte y ​​trayendo a su pueblo a casa.

Como creyentes, Dios establece una responsabilidad para nosotros con respecto a la Aliyá. Nuevamente en Isaías, el Señor declara: "El tiempo viene para reunir a todas las naciones y lenguas. Y vendrán a ver mi gloria... y declararán mi gloria entre las naciones. Entonces [las naciones] traerán a todos tus hermanos de todas las naciones como ofrenda de grano al Señor, a caballo, en carros, en camadas, en mulas y en camellos, a Mi santo monte Jerusalén, dice el Señor". (Isaías 66:18-20) Cuando nosotros, la Iglesia, ayudamos al pueblo judío a regresar a su tierra natal de Israel, Dios lo recibe como una ofrenda de grano, santa y agradable ante el Señor.

Por lo tanto, continuemos elevando nuestra ofrenda ante el Señor, dándole gloria a Él mientras Jerusalén sigue siendo portadora de buenas nuevas para sus dispersos.

 

La puerta está abierta y nuestra oportunidad es ahora. Conviértase en colaborador de Aliyá hoy y forme el futuro de Israel: www.icej.org/aliyah

CARTA DE AGRADECIMIENTO PARA ‘CUIDADO A DOMICILIO’

Cuando Tatyana necesitaba ayuda, el equipo de Cuidado a Domicilio de ICEJ estaba allí. En 1998, Tatyana y su esposo hicieron Aliyá desde Kiev, acompañada por sus ancianos padres. Después de que su madre falleció, su padre necesitaba cuidados de enfermería en el hogar. "La Embajada te ayudará", le dijeron conocidos. Cuando Tatyana llamó a ICEJ para pedir ayuda, ese fue el comienzo de una larga relación con ICEJ Cuidado a Domicilio. Después de que el padre de Tatyana falleció, ella y su esposo desarrollaron serios problemas de salud, por lo que Cuidado a Domicilio regresó a sus vidas y continuó brindándoles ayuda y amistad.

Durante una visita reciente, Tatyana compartió: “La vida ha sido difícil en Israel. Mis problemas de salud y tener siete nietos no me dieron tiempo para hacer un círculo de amigos o aprender hebreo, pero en Israel me siento como en casa. ¡Este es mi hogar!"

Cuando nuestra trabajadora de Cuidado a Domicilio, Corrie, le preguntó a Tatyana qué era lo que más le daba alegría en Israel, su rostro se iluminó al instante y respondió: "¡La familia de mi hijo!" El hijo de Tatyana hizo Aliyá cuatro años antes que sus padres y comenzó una familia. También expresó su aprecio por los "nuevos amigos que he hecho a través de ICEJ. Sé que no estoy sola en momentos difíciles".

Su alegría también incluye recuerdos de la Noche de Invitados Israelíes en la Fiesta de los Tabernáculos de ICEJ y visitas de amigos cristianos al lado de la cama de hospital de su esposo para su cumpleaños número 80 y último. Su apartamento fue pintado y llegaron comestibles adicionales para una festividad judía, gracias a la generosa ofrenda de donantes de ICEJ.

"No me ayudaron por obligación, me ayudaron con el corazón", dice ella.

 

Leyenda para foto de carta manuscrita:

Tatyana siempre ha estado muy agradecida con ICEJ Cuidado a Domicilio por la asistencia brindada a su familia y recientemente expresó su gratitud con esta conmovedora carta manuscrita en ruso.

NUEVA SEDE ICEJ

Este nuevo año trae la promesa de muchos nuevos comienzos, y para ICEJ uno de esos nuevos comienzos implica el traslado a nuevas oficinas. Después de mucha oración y cuatro meses de evaluar casi todos los espacios de alquiler disponibles en Jerusalén, finalmente hemos encontrado un nuevo lugar para servir como nuestra sede ICEJ durante al menos los próximos dos años. El nuevo "hogar" ocupa todo un piso en un gran edificio de oficinas en el sur de Jerusalén.

Gracias por sus oraciones por este movimiento. Continúen orando por gracia, fuerza, protección y favor mientras nuestro personal se adapta al nuevo entorno de trabajo después de 22 años en la propiedad en Rachel Imeinu. Una vez que se complete la remodelación necesaria en junio, estaremos listos para recibir visitantes. ¡Estén atentos a las actualizaciones sobre nuestro progreso, cuando compartiremos la nueva dirección e instrucciones para organizar un recorrido por el nuevo edificio!

Durante esta temporada de transición, también les invitamos a continuar orando por un hogar más permanente para ICEJ, ya que estamos convencidos de que el Señor nos dará algo propio y no solo alquilaremos un edificio de oficinas en Jerusalén. ¡Estamos entusiasmados con los grandes planes que Dios tiene para expandir nuestro trabajo y ministerio en Israel y en todo el mundo, y esperamos con fe y anticipación ver este desarrollo en este nuevo año lleno de nuevos comienzos!

 

Share this: