Special Reports

¿QUIÉN SERÁ EL PRÓXIMO EN HACER LAS PACES CON ISRAEL?

Tras el gran avance en las relaciones entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos, muchos se preguntan qué Estados árabes podrían ser los próximos en hacer las paces con Israel. El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, visitó recientemente a varios posibles candidatos, incluidos Bahréin, Omán y Marruecos. Aunque regresó a casa sin otro trofeo diplomático para ayudar en el esfuerzo de reelección del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, hay motivos para esperar que el progreso llegue lo suficientemente pronto.

Omán parece la apuesta más segura como próxima nación árabe en unirse al campo de la paz. Los gobernantes de Omán fueron los que más elogiaron el trato hecho por su vecino de al lado. Y han acogido a 3 primeros ministros israelíes en funciones en las últimas décadas, desde Yitzhak Rabin y Shimon Peres, y más recientemente a Benjamín Netanyahu. También tienen amplias relaciones comerciales y otras interacciones con Israel. Pero se están retrasando por ahora, tal vez para ver qué obtienen los EAU de su acuerdo o si Trump será reelegido.

Bahrein también es un candidato principal, pero está algo limitado por su delicada situación política interna. Los gobernantes árabes sunitas son una minoría en su propio país, y se enfrentan a los disturbios de una mayoría chií propensa a la influencia iraní. Durante los levantamientos de la Primavera Árabe hace varios años, los chiítas organizaron protestas masivas contra el rey sunita, lo que obligó a los saudíes a marchar con tropas a través de la calzada de 16 millas de largo hacia la nación isleña para evitar que fuera derrocado.

Arabia Saudita está comenzando a abrirse más al mundo y ha desarrollado lazos pacíficos con Israel, pero como guardianes de La Meca y de las principales tradiciones sunitas, la familia gobernante se moverá lentamente en ambos sentidos. Sin embargo, se están produciendo cambios enormes. Las generaciones sauditas más jóvenes, como refleja el príncipe heredero Mohammed bin Salman, tienen acceso a Internet y están más abiertas a las influencias occidentales. Ahora pueden ir a ver películas, y a las mujeres se les permite conducir, viajar sin acompañantes y asistir a eventos deportivos. También hay indicios de un calentamiento de relaciones con Israel. Por ejemplo, Riad permite que las aerolíneas comerciales, incluida El Al, sobrevuelen territorio saudí en rutas hacia y desde Tel Aviv. Pero tomará tiempo y, por el momento, los saudíes se apegan a su iniciativa de paz árabe de 2002, que requiere un estado palestino antes de la normalización con Israel.

 

Sudán también ha mostrado interés en reconciliarse con Israel, pero la nación se encuentra en medio de una frágil transición para alejarse de una dictadura musulmana radical y los elementos antiisraelíes permanecen en el consejo provisional. Además, las propuestas a Israel parecen estar motivadas casi exclusivamente por el deseo de cosechar recompensas de Washington, incluido el alivio de la deuda y las sanciones. Aun así, es un cambio bienvenido ver a Sudán alejándose del eje de Irán y ya no albergando milicias terroristas radicales palestinas e islámicas en su territorio.

EL ACUERDO DE ABRAHAM

EL ACUERDO DE ABRAHAM

¿Es el acuerdo de paz entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos un verdadero avance para la región?

Por David Parsons

La reciente noticia de un acuerdo de paz entre Israel y los Emiratos Árabes Unidos tomó a todos por sorpresa. La atención de la región pasó de la explosión masiva en el puerto de Beirut a la repentina apertura de relaciones de Israel con un estado del Golfo Pérsico y sus implicaciones para el Medio Oriente y más allá. Incluso las rencorosas protestas para derrocar al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, perdieron fuerza instantáneamente.

Muchos elogiaron el acuerdo anunciado como un regreso bienvenido de la fórmula "paz por paz" preferida por la derecha israelí, ya que no se le pidió a Israel conceder nada a los Emiratos Árabes Unidos a cambio de normalizar relaciones. Otros advirtieron que podría haber un quid quo pro, ya que surgieron informes de que Israel había acordado renunciar a la anexión o aceptar que Estados Unidos vendiera el último avión furtivo F-35 a los Emiratos Árabes Unidos.

Sin duda, el llamado "Acuerdo de Abraham" es un gran golpe. Los Emiratos se han convertido en el tercer estado árabe en romper con el grupo y abrir lazos formales con Israel. Al igual que Egipto y Jordania, los gobernantes de los Emiratos Árabes Unidos decidieron no dejar que el futuro de su nación y de la región sea rehén de la inquebrantable causa nacionalista palestina. Dado el clima actual, varios otros estados árabes sunitas pronto podrían alinearse para forjar acuerdos de paz con Israel.

 

Pero ¿por qué primero los Emiratos Árabes Unidos?

Para responder a eso, basta con mirar un mapa. Los Emiratos Árabes Unidos se encuentran a solo 22 millas de Irán a través del agua y, por tanto, se sienten especialmente vulnerables a las ambiciones regionales y nucleares de Teherán. A la luz de esta amenaza, solicitaron al Pentágono hace seis años adquirir los nuevos F-35, y hacer las paces con Israel ahora aumenta significativamente las probabilidades de que esto se apruebe. Es probable que Israel no pueda bloquear la venta, pero podría esperar ser compensado con otro hardware y avanzada tecnología militar estadounidense para ayudar a mantener su ventaja cualitativa sobre cualquier adversario potencial en la región.

Segundo, los gobernantes de los Emiratos Árabes Unidos miran hacia el futuro y quieren diversificar su economía nacional lejos de la dependencia del petróleo y hacia la alta tecnología, lo que convierte a Israel en un socio natural para ellos.

Tercero, los Emiratos han promocionado a Dubai y Abu Dhabi como centros opulentos que conectan Oriente y Occidente en la economía global emergente, y seguir odiando irracionalmente a Israel no encaja bien con la imagen futurista que están tratando de proyectar.

Finalmente, los ciudadanos nativos de los Emiratos Árabes Unidos comprenden solo el 11% de la población total en su propio país. La nación rica en petróleo ha importado trabajadores de más de 200 países, incluidos grandes contingentes de India y Filipinas, muchos de los cuales practican el cristianismo, el hinduismo y otras religiones. Así que a diferencia de la mayoría de los estados árabes musulmanes, los emiratíes han tenido que volverse muy tolerantes con otras religiones. Por ello hay muchas iglesias e incluso varias sinagogas para servir a la creciente comunidad judía en los Emiratos Árabes Unidos.

De hecho, el año pasado los Emiratos Árabes Unidos le dieron la bienvenida al Papa en Abu Dhabi, donde realizó una gran misa pública para decenas de miles de trabajadores católicos locales. Con el designio de 2019 como el "Año de la Tolerancia", los emiratíes también aprobaron los planes para la Casa de la Familia Abrahámica, un complejo interreligioso excepcionalmente grande que contendrá una mezquita, una iglesia y una sinagoga que vivirán en armonía. Por tanto, parecen tener una mentalidad muy ecuménica, especialmente en la promoción del respeto entre las tres religiones abrahámicas: judaísmo, cristianismo e islam. Además, parece haber una corriente emergente de musulmanes sionistas en el Golfo Arábigo, que reconocen ciertos pasajes en el Corán que afirman que la Tierra de Israel fue prometida por Alá a los judíos.

¿Globalización? ¿Ecumenismo? ¿Sionismo musulmán? Algo de esto puede dar qué pensar a los cristianos. Pero los beneficios potenciales del acuerdo para Israel son demasiado buenos para ignorarlos.

Para empezar, las empresas israelíes de alta tecnología ahora podrán atraer inversiones no solo de los jeques petroleros árabes ricos, sino también del fondo soberano de los Emiratos Árabes Unidos, cuyo valor se estima en más de 1 billón de dólares. Y los israelíes que se lo puedan permitir, ahora podrán comprar y cenar en los lujosos centros comerciales y complejos hoteleros de Dubai y Abu Dhabi.

Además, ya hay rumores de aperturas diplomáticas con varios otros estados árabes sunitas, como Omán, Bahrein, Sudán y Marruecos. También podría haber un efecto dominó en el resto del mundo, ya que muchas naciones comenzarán a cuestionarse por qué deben boicotear y permanecer hostiles hacia Israel si tantos países árabes se están haciendo amigos del estado judío.

Es claro que el presidente de Estados Unidos Donald Trump y su equipo de política exterior han logrado un éxito real para Israel y otras naciones amantes de la paz. Vilipendiado por muchos en el país y en el extranjero, Trump merece crédito por el avance de paz que otros presidentes estadounidenses recientes no tuvieron la visión, la energía y la capacidad de lograr.

Trump podría continuar con el impulso de este avance y extenderlo a otras capitales árabes, porque el bloque árabe sunita ha llegado a confiar en él cuando se trata de enfrentar a Irán. Su política de "máxima presión" ha demostrado que Trump se toma en serio desafiar al régimen clerical militante de Teherán por su búsqueda renegada de armas nucleares y su exportación de terrorismo, armamento y caos en toda la región.

Eso es una gran desviación de las políticas de apaciguamiento hacia Irán adoptadas por la administración de Obama, que incluyó al vicepresidente Joe Biden. Bajo Obama-Biden, los estados árabes sunitas se sintieron abandonados. Con Trump tienen una sensación de tranquilidad, hasta el punto de establecer abiertamente cálidas relaciones con Israel.

Una reelección de Trump podría tener muchos otros impactos positivos para Israel. Por alguna razón, Trump no ha tenido el apoyo internacional que esperaría, ya que aunque es admirado por muchos líderes nacionales en el extranjero, algunas naciones se han abstenido cautelosamente de seguir su ejemplo de trasladar su embajada a Jerusalén o de reconocer la soberanía de Israel sobre el Golán. Esto se debe en gran parte a la animosidad generalizada hacia él entre los medios y las élites, y a la preocupación de que solo sea un presidente de un período. Sin embargo, si gana un segundo mandato, quizá otras naciones finalmente den a Jerusalén el respeto que se merece y coloquen sus embajadas en la ciudad. También pueden unirse a Trump para reconocer el Golán como territorio israelí, e incluso cambiar su postura sobre la legalidad de los asentamientos en Judea / Samaria, como lo hizo Trump. ¡El tiempo dirá!

 

David Parsons es autor, abogado, periodista y ministro ordenado que se desempeña como vicepresidente y portavoz principal de la Embajada Cristiana Internacional en Jerusalén; www.icej.org/

INMIGRANTES JUDÍOS ALIVIADOS DE ESTAR EN ISRAEL

ICEJ ha estado en el centro de una notable ola de Aliyá en los últimos meses a pesar de las prohibiciones de viaje por el Coronavirus, trayendo a 1000 inmigrantes judíos a su hogar en Israel desde febrero. Muchos están escapando de condiciones muy difíciles, y están emocionados y aliviados de haber llegado a salvo a Israel.

 

Yaroslav y Victoria llegaron recientemente de Ucrania y esperan su primer hijo. Debido a la etapa avanzada del embarazo de Victoria, fue muy difícil llevarla en un avión. Sin embargo, de alguna manera, la Agencia Judía los puso en un vuelo de "rescate" patrocinado por ICEJ desde Kiev a Israel a mediados de abril. Ahora liberados de la cuarentena, se están instalando en su nuevo hogar en Ramla, en el centro de Israel. Casada por poco más de un año, Victoria explicó por qué decidieron venir y por qué ahora. "Realmente quería que nuestro hijo naciera en Israel", dijo. "Ahora que hemos llegado de manera segura aquí, nuestros padres pueden dejar de preocuparse".

 

El viaje a Israel comenzó temprano en la vida de Victoria. “Desde mi infancia, tuve la sensación de que no pertenecía al lugar donde estaba. Cuando crecí, descubrí mis raíces judías, lo que confirmó la verdad de mis experiencias". En 2017, Victoria viajó a Israel por primera vez para ver a familiares y regresó sintiendo este es el lugar donde quiero estar, el lugar al que pertenezco. Una nueva calma se apoderó de mi alma.”

 

Después de ese viaje, Victoria comenzó a asistir a cursos de hebreo y eventos culturales judíos. Pronto conoció a Yaroslav, y no mucho después de casarse. Él apoyaba plenamente su deseo de comenzar una nueva vida juntos en la patria judía. De hecho, su luna de miel fue en Israel el año pasado. "Fueron dos semanas inolvidables que nos motivaron a hacer lo mejor para vivir y construir una familia en Israel", compartió Yaroslav.

 

Mientras se instalan en su nueva vida en Israel, ¿qué les espera a esta pareja? "Viviremos, trabajaremos e intentaremos darle una vida digna a nuestra futura generación", dijo Yaroslav. Victoria planea estudiar idiomas, mientras que Yaroslav hará uso profesional de sus habilidades artísticas. Incluso en medio de la pandemia, esta joven familia está llena de planes brillantes para su futuro aquí en Israel. "Estamos muy felices de estar aquí", aseguró Victoria. "¡Y queremos decir gracias a todos los que nos ayudaron! Porque era nuestro sueño y un deseo tan profundo en nuestros corazones".

 

LA PASCUA EN MEDIO DE UNA PLAGA MODERNA

ICEJ satisface las crecientes necesidades mientras Israel se ve afectada por la crisis del Coronavirus

Cuando el Coronavirus se extendió por todo el mundo a fines de febrero, se hizo evidente que las estrictas medidas de los gobiernos para detener la pandemia afectarían el trabajo del ICEJ en Israel durante la Pascua, cuando normalmente ya estamos muy ocupados con numerosos proyectos de ayuda para esa fiesta. A pesar de tener que trabajar desde casa, nuestro personal en Israel se enfrentó al desafío de satisfacer las necesidades de miles de familias israelíes cuando la crisis del Corona detuvo la economía de la nación. Gracias al apoyo fiel y generoso de los cristianos en todo el mundo, ICEJ pudo ayudar a más familias judías de lo habitual durante esta temporada.

 

La crisis viral alcanza su punto máximo en la Pascua

Esta fue una Pascua muy difícil en Israel, ya que el Coronavirus interrumpió totalmente la vida y el trabajo. A los ancianos se les dijo que no abandonaran sus hogares por su propia seguridad. Se prohibieron los vuelos entrantes y se redujo el turismo. Todos los negocios no esenciales fueron cerrados. El desempleo en Israel aumentó repentinamente a más del 25%. Solo en Ashdod, más de la mitad de las familias solicitaron asistencia social para Pascua a los trabajadores sociales de la ciudad. Con docenas de solicitudes urgentes de ayuda llegando de todo Israel a nuestras oficinas, cristianos de todo el mundo respondieron y pudimos ayudar a miles de sobrevivientes del Holocausto, otros ciudadanos mayores, nuevos inmigrantes, familias necesitadas y muchos otros. ¡Fue especial cuando los cristianos mostraron su cuidado y preocupación por nuestros amigos israelíes justo cuando más nos necesitaban! Sin duda, "todas las cosas funcionan juntas para bien para los que aman a Dios, para aquellos que son llamados según su propósito". (Rom.8:28)

Cuando el Coronavirus comenzó a extenderse en Israel, hizo nuestro trabajo mucho más difícil, pero no detuvo el mandato de la Embajada Cristiana de consolar al pueblo de Israel. Más bien, brindó una oportunidad única para expandir nuestro ministerio y satisfacer necesidades críticas y ayudar a muchas más familias”, dijo la directora de AYUDA ICEJ Nicole Yoder.

Brindamos ayuda oportuna a más personas en Pascua que nunca: sobrevivientes del Holocausto, israelíes ancianos, nuevos inmigrantes y niños, equipos de ayuda de emergencia y trabajadores comunitarios que necesitaban equipos médicos especiales para permanecer en el trabajo.

 

Atención para ancianos y sobrevivientes del Holocausto

El equipo ICEJ en nuestro Hogar en Haifa para Sobrevivientes del Holocausto fue el principal cuidador de los 70 residentes confinados en sus apartamentos debido a la crisis del virus. Esto incluyó entregar comidas, hacerles chequeos médicos, hacer trabajos manuales en sus hogares y hacer visitas diarias para romper su sensación de aislamiento. Voluntarios cristianos dirigidos por Yudit y Will Setz empacaron y entregaron comidas a cientos de otros sobrevivientes del Holocausto y personas de la tercera edad en Haifa.

En Jerusalén, miembros de ICEJ ayudaron a los ancianos y otras personas vulnerables que debían permanecer en sus apartamentos. Enviamos voluntarios a Hineni, un comedor de beneficencia de Jerusalén con apoyo cristiano, donde empacaron y entregaron 2 mil comidas calientes a los residentes mayores de la ciudad por varias semanas, así como 650 paquetes de comida y regalos de Pascua. ICEJ Cuidado a Domicilio se ocupó de una cantidad de inmigrantes judíos rusos ancianos y discapacitados, comprándoles comestibles y medicamentos, entregando paquetes de Pascua y mucho más.

 

Asistencia de Pascua

ICEJ comenzó su distribución anual de Pascua en marzo entregando paquetes de Pesaj a docenas de familias necesitadas en Netanya. Las canastas de regalo incluían cupones de alimentos, utensilios de cocina, sartenes y toallas. Esta es una actividad normal de AYUDA ICEJ en esta época del año, pero pronto las necesidades de la Pascua se multiplicaron y nada permaneció normal. ICEJ también financió y ayudó con cajas de regalo de Pascua con alimentos y productos higiénicos, y comidas diarias a más de 400 inmigrantes judíos soviéticos ancianos y necesitados, incluidos muchos sobrevivientes del Holocausto en los suburbios de Pisgat Ze'ev y Maale Adumim en Jerusalén.

Normalmente patrocinamos seders (cenas) comunitarios de Pascua para cientos de inmigrantes judíos recién llegados, pero como no se permitían grandes reuniones, ICEJ brindó asistencia a más familias inmigrantes individuales este año, incluyendo a 269 recién llegados etíopes que celebraban su primera Pascua en Israel. También asistimos a estas familias con ayuda de absorción durante su cuarentena obligatoria de 2 semanas al ingresar al país.

Junto a la Agencia Judía ayudamos a 50 familias de otros países que llegaron a Israel pese a la amenaza del virus, con vales para alimentos y otros elementos básicos mientras inician una nueva vida en Israel en circunstancias difíciles. Además, los fondos de ICEJ hicieron posible que la Agencia Judía organizara campamentos para los niños de nuevos inmigrantes en cuarentena. Este proyecto incluyó manualidades y juguetes para que los niños jueguen en casa o en pequeños grupos supervisados.

Finalmente, ICEJ proporcionó juegos, suministros de arte y ayuda con el aprendizaje en línea para 95 jóvenes en riesgo en un hogar especial para niños durante la temporada de Pascua.

 

Trabajadores de emergencia

Para las familias que viven en el sur de Israel bajo la amenaza constante de cohetes lanzados desde Gaza, la vida se volvió aún más difícil debido a la amenaza de COVID-19. ICEJ proporcionó a los equipos médicos y de emergencia locales guantes estériles, máscaras, trajes protectores, desinfectantes y otros equipos médicos para permitirles continuar haciendo visitas a domicilio para tratar y cuidar a niños traumatizados por años de lanzamiento de cohetes.

También organizamos alimentos y medicinas para quienes estaban aislados o no podían comprar, y trabajamos con Magen David Adom para administrar análisis de sangre para el coronavirus.

Socorristas en la zona fronteriza de Gaza reutilizaron el equipo especial contra incendios ATV donado por ICEJ para limpiar y desinfectar áreas públicas del virus, incluidos parques infantiles y escuelas.

 

Otras comunidades angustiadas

Mientras el desempleo aumentó debido a los bloqueos del Corona, ICEJ respondió a solicitudes urgentes de ayuda de docenas de Bnei Menashe, familias judías chinas e hispanas que llegaron a Israel en el último año y que estaban luchando por los despidos laborales y otras consecuencias económicas de la crisis. Les proporcionamos subvenciones y cupones de alimentos para los recién desempleados. ICEJ también ayudó a patrocinar una nueva línea directa de emergencia para familias con niños discapacitados y autistas, que resultó muy oportuna y efectiva, especialmente cuando la ansiedad entre los niños y la violencia doméstica comenzaron a aumentar en Israel, como en otros lugares. Con orientación y capacitación de profesionales, los asesores telefónicos comenzaron a atender de 50 a 100 llamadas por día, tanto en hebreo como en árabe, para tratar casos de miedo y trauma emocional en niños con necesidades especiales asociados con el coronavirus.

Muchas de las comunidades árabes y beduinas de Israel llegaron tarde a conocer los peligros que representaba el COVID-19, y cuando las escuelas públicas se cerraron repentinamente y muchos sostenedores de pan en estas comunidades fueron suspendidos de sus trabajos, muchas familias se vieron muy afectadas. En respuesta, ICEJ proporcionó a 100 familias árabes y beduinas suministros de higiene y materiales explicativos culturalmente sensibles sobre cómo protegerse del virus y practicar distanciamiento social.

Por último, la comunidad árabe cristiana de Israel también fue afectada por el virus, incluidos muchos trabajadores que perdieron sus empleos. En la ciudad mixta cristiana / musulmana de Eilaboun, en Galilea, ICEJ donó computadoras a 36 familias para que sus hijos pudieran acceder a la educación a distancia. Otras familias con niños pequeños también recibieron juguetes para los más pequeños para aliviar el estrés en el hogar durante los largos cierres escolares.

 

Las necesidades continúan

Estamos muy agradecidos de que cristianos de todo el mundo hayan respondido tan rápida y generosamente en las últimas semanas, permitiendo a ICEJ satisfacer más necesidades que nunca durante la Pascua. Pero la crisis de salud del Corona aún no termina, y las necesidades creadas por esta pandemia continúan en Israel y en muchas otras naciones. Estamos agradecidos de que tantos cristianos estén tan dedicados a ayudar a Israel, a pesar de las necesidades urgentes en sus propias familias, comunidades y naciones. Que el Señor les bendiga ricamente mientras continúan consolando a Israel en su momento de necesidad. ¡Por favor, ofrende a nuestro fondo "Israel en Crisis" para ayudarnos a llevar a cabo proyectos de ayuda urgentes en los próximos días!

Done hoy en icej.org/crisis

Ó click aquí

VISITAS DE CUIDADO A DOMICILIO ROMPEN LA SOLEDAD DE ISRAELÍES MAYORES

Desde 1996, ICEJ Cuidado a Domicilio ha brindado asistencia de enfermería, cuidado físico y apoyo emocional a muchos inmigrantes rusos ancianos y discapacitados en Israel. Pero debido a la pandemia de Coronavirus, las familias que visitamos y ayudamos semanalmente, la mayoría de ellas de edad avanzada, debieron permanecer en sus hogares y no se les permitió recibir visitas. Esto fue muy difícil, ya que esperan ansiosamente las visitas de Corrie van Maanen de ICEJ Cuidado a Domicilio cada semana. Ella ha forjado relaciones y confianza con ellos a lo largo de los años y nos convertimos en una familia para ellos.

En esta crisis, Corrie trató desde el principio de adaptarse a las circunstancias, viendo sus necesidades e interviniendo para ayudar cuando aún podía. La sensación de estar 'encerrado' en sus propios hogares ha pasado factura, especialmente en los más ancianos. La mayoría de ellos experimentaron sufrimiento en la Segunda Guerra Mundial, y esos recuerdos pueden volver con fuerza, lo que refuerza su sensación de soledad.

 Como lo describió Zacharia, de 94 años: "La soledad del aislamiento es peor que el miedo a infectarse".

 "En tal situación, queremos estar cerca de ellos", dijo Corrie. "No queremos dejarlos fuera de nuestra vista, y queremos seguir atendiendo a sus necesidades".

Antes del feriado de Pascua, cada año ICEJ Cuidado a Domicilio tiene un alcance especial para un grupo de judíos rusos sobrevivientes del Holocausto. Las fiestas judías son siempre una oportunidad buena para brindar consuelo y bendición a estos queridos ancianos. Cuidado a Domicilio preparó un buen paquete festivo con matzá, té, chocolate y otras golosinas, y una tarjeta con una palabra de aliento. Al leer la tarjeta, muchos expresan su agradecimiento y dicen: "No estamos solos".

 Además, empacamos y entregamos paquetes de comida para la fiesta de de Pascua para las personas bajo el cuidado de Corrie. Ella continuó visitándolos y manteniéndose en contacto por teléfono para alentarlos y atender sus necesidades emocionales. También continúa atendiendo sus necesidades básicas llevando alimentos y medicinas a su puerta según sea necesario.

Corrie dice que en este momento tiene un "ministerio de escaleras", ya que no puede entrar a sus apartamentos, pero se sienta en las escaleras mientras le hablan desde sus puertas abiertas a solo unos metros de distancia. Cuando Tanya abrió la puerta recientemente, estaba ansiosa por hablar con Corrie. Llorosa, le dijo que esta vez de aislamiento le daba tanto miedo de volver a tener hambre, tal como había experimentado cuando era una niña pequeña que crecía en Ucrania en tiempos de guerra. Desde que surgió este virus, Tanya no ha visto a sus nietos. Sus días son largos y llenos de sentimientos de soledad. Las visitas de Cuidado a Domicilio se han convertido en un salvavidas para ella en estos días desafiantes.

"Cuando la tormenta golpea fuerte, como este virus, nuestras visitas y relaciones con estas personas se vuelven muy significativas", dijo Corrie. "Es una bendición que en un momento como este el personal de la Embajada Cristiana puede comunicarse con ellos con esperanza y con la seguridad de que el Dios de Israel es fiel para cuidar a su pueblo en estos días".

Para ser una bendición para estos preciosos israelíes ancianos y discapacitados durante este momento crítico, apoye ofrendando a ICEJ Cuidado a Domicilio en:

icej.org/homecare

¿UN PUENTE MUY LEJOS?

La disputa entre las autoridades israelíes y GOD TV sobre la nueva licencia de la televisora para transmitir la programación del Evangelio en hebreo por HOT, -el mayor proveedor de cable en Israel-, es una historia que no desaparecerá pronto, y muchos se están uniendo a la refriega. Es una disputa que está comenzando a desgarrarse tras décadas de esfuerzos para construir puentes entre los cristianos proisraelíes y sus amigos judíos. Ahora que los hechos son un poco más claros, es hora de evaluar el asunto, pedir calma y tratar de preservar los avances que tanto han ganado en las relaciones judeocristianas.
 
 
La historia surgió hace varias semanas cuando Ward Simpson, CEO de GOD TV, anunció en un video en línea que las autoridades israelíes habían aprobado su nuevo canal para llevar el mensaje de Yeshua al pueblo israelí, al tiempo que solicitaban donaciones para apoyar el nuevo canal. Ante una repentina protesta pública, el jefe del Consejo de Radiodifusión por Cable y Satélite de Israel intentó alegar que fueron engañados y desviar la culpa. * 
 
 
Por ello, informes iniciales de los medios sugirieron que GOD TV pudo haber engañado al Consejo sobre sus intenciones de evangelizar en el aire cuando solicitó una licencia para transmitir su nuevo canal hebreo Shelanu ("Nuestro") en HOT. Pero los líderes judíos mesiánicos locales de la estación insisten en que expusieron claramente sus planes a los representantes de HOT, quienes se ofrecieron a redactar y presentar una solicitud de licencia en su nombre y regresaron con la licencia para Shelanu. * 
 
 
El Consejo se reunirá la próxima semana para revisar la solicitud de licencia y decidir si la revocará por violar las leyes israelíes contra el proselitismo. Shelanu ha contratado asesoría legal para hacer valer sus derechos democráticos a la libertad de expresión y rescatar su contrato de siete años con HOT. La medida más severa probablemente sería que este nuevo canal termine detrás de algún tipo de restricción del código parental, por razones que se explicarán más adelante. 
 
 
Un tema candente 
 
Mientras tanto, muchos cristianos y judíos expresan sus posiciones sobre este delicado tema de las misiones en Israel. Algunas de las reacciones han sido medidas, razonadas y constructivas; otros han sido acalorados, alarmistas y fuera de tema. 
Muchos contribuyentes judíos al debate han dicho que este episodio confirma sus sospechas de que los evangélicos pro-Israel estuvieron ocultando sus verdaderas intenciones todo el tiempo. También han acusado a los judíos mesiánicos en particular de usar tácticas engañosas para atenuar las diferencias entre el judaísmo y el cristianismo. 
 
 
Del lado cristiano, un sorprendente número de líderes evangélicos han pedido abiertamente el fin de cualquier predicación del Evangelio a los judíos, ya sea por la historia del antisemitismo cristiano, por la enseñanza de la teología de reemplazo o por su creencia de que el pueblo judío tiene su propio pacto de salvación. Un destacado activista evangélico pro-Israel incluso escribió al primer ministro Benjamín Netanyahu instándole a prohibir que el canal transmita contenido misionero en Israel. 
 
 
Una de las respuestas más reflexivas y equilibradas provino de Jonathan S. Tobin, el veterano periodista judío estadounidense que actualmente se desempeña como editor en jefe del Servicio Judío de Noticias. Escribiendo en Haaretz esta semana ("Evangélicos tratando de convertir judíos: ¿Un precio justo para el apoyo cristiano a Israel?" - 11 de mayo de 2020), Tobin expuso los pros y los contras de aceptar el apoyo evangélico para Israel y luego concluyó: "Si los judíos, ya sean colonos o liberales, están realmente alarmados por los cristianos que buscan conversos, deben competir contra ellos en un mercado libre de ideas en lugar de simplemente enfurecerse por la naturaleza siniestra de la misión". 
 
 
Aquí, Tobin toca el verdadero corazón del tema en cuestión: la tensión de que Israel sea un estado democrático y judío al mismo tiempo. 
 
 
Un equilibrio delicado 
 
 
Como cristianos, defendemos regularmente y con firmeza a Israel como la única democracia verdadera en el Medio Oriente, y con razón. Esto necesariamente incluye el derecho de todos los israelíes a la libertad de expresión, incluidos sus ciudadanos judíos mesiánicos. Sin embargo, en contra de esto está la visión judía de que la nación restaurada de Israel serviría como un refugio seguro de todos los abusos y atrocidades que el pueblo judío enfrentó entre las naciones, especialmente en tierras cristianas. Esto incluye la expectativa de no volver a ser molestado por ningún intento de convertirlos a otra religión. 
 
Ahora, por cualquier razón, existe una percepción errónea de que la actividad misionera está completamente prohibida en Israel. Es cierto que existe un fuerte estigma cultural contra el proselitismo aquí, pero hasta ahora la Knesset ha promulgado solo dos leyes que regulan esta área. Una considera un delito ofrecer incentivos materiales para persuadir a alguien a cambiar su religión, mientras que el otro prohíbe el proselitismo de un menor de 18 años sin el consentimiento de sus padres. Ambas son medidas razonables. Y ha habido pocos enjuiciamientos penales y ninguna condena exitosa aún bajo cualquiera de las leyes. 
 
Ha habido otros esfuerzos legislativos para ampliar significativamente los límites legales para las misiones en Israel. El intento más serio se produjo en 1998 después de que un destacado ministro pentecostal envió un libro de evangelización en hebreo a casi un millón de hogares israelíes. En respuesta, se presentó un proyecto de ley en la Knesset que efectivamente habría hecho ilegal poseer el Nuevo Testamento en Israel. La ley propuesta fue una claro extralimitación para un país democrático, y finalmente fue retirada en medio de fructíferos esfuerzos de diálogo entre los cuerpos ministeriales cristiano y judío en Jerusalén. 
En una prueba más reciente de los límites de las restricciones anti-misioneras de Israel, la Corte Suprema confirmó las libertades religiosas de los testigos de Jehová para celebrar un evento público en Raanana después de que la ciudad intentara cerrarlo por temor a hacer proselitismo. 
 
Por tanto, está claro que uno es bastante libre de compartir su fe en Israel. Solo tiene que permanecer dentro de los límites de las dos leyes relevantes y al mismo tiempo estar preparado para enfrentar alguna forma de reacción social, como huevos y tomates arrojados por jóvenes jaredíes. De hecho, ha habido manifestaciones violentas frente a las congregaciones mesiánicas, y algunos cristianos se han encontrado con problemas de visa en el Ministerio del Interior debido al celoso cabildeo de grupos anti-misioneros. O un consejo estatal de transmisión podría intentar retirar su licencia de cable bajo presión pública. 
 
Aun así, los cristianos también deben tener en cuenta la singularidad de Israel como nación judía. Primero, le debemos a Israel una generosa medida de humildad y respeto a la luz de la historia inevitable e innegable del antisemitismo cristiano. Ejercer el derecho de libertad de expresión aquí sin tener en cuenta esa historia o a los sensibles judíos contra las misiones, sería un mal uso de ese derecho. 
 
Además, el pueblo judío no es como cualquier otra nación o personas que necesitan escuchar las Buenas Nuevas, ya que fue a través de ellos que la fe en el Dios de Israel, el Dios de la Biblia, llegó a las naciones gentiles. Los primeros misioneros en llevar el Evangelio a las tierras griegas y bárbaras 
fueron lo que hoy llamaríamos "judíos mesiánicos", que dentro de una generación más o menos habían convertido a multitudes en el mundo grecorromano en creyentes en un Dios amoroso y redentor. 
 
 
El enfoque evangélico 
 
Con estas verdades en mente, la Embajada Cristiana Internacional en Jerusalén se fundó con el mandato bíblico de reconocer, arrepentirse, y reparar los males y las profundas heridas infligidas a los judíos en el nombre de Cristo por nuestros antepasados en la fe a través de los siglos. Somos principalmente los cristianos evangélicos quienes hemos estado trabajando durante cuarenta años para eliminar esta gran mancha en la Iglesia y establecer una nueva actitud hacia Israel en las iglesias de todo el mundo. Además, creemos que la restauración moderna de Israel está en línea con las antiguas promesas bíblicas de que Dios restauraría a su pueblo a su tierra algún día. 
 
 
Es cierto que las principales figuras evangélicas abogaron abiertamente por una futura restauración del pueblo judío de regreso a su tierra natal incluso antes del surgimiento del sionismo político judío. 
 
 
Nuestros amigos judíos también deben recordar que en los 500 años de historia del movimiento evangélico, hay pocos registros de violencia antisemita u hostilidades contra los judíos. Ha habido algunos defensores evangélicos de las creencias antijudías y de la teología del reemplazo, así como lamentables fallas y el silencio de los cristianos en general durante el Holocausto. Pero no hay casos de conversiones forzadas, inquisiciones o pogromos llevados a cabo por cristianos evangélicos. ¡Estas cosas realmente les sucedieron a los judíos! Las reconocemos, las lamentamos y de buena gana asumimos la responsabilidad de reparar sus daños lo mejor que podamos. Pero nosotros los evangélicos no las cometimos nosotros mismos. Por tanto, es incorrecto que los judíos proyecten sobre sus amigos evangélicos los temores que aún albergan de la coerción religiosa que surgió de los abusos cometidos por otras tradiciones cristianas en el pasado. 
 
 
El núcleo de la creencia evangélica es una relación personal con Dios, y no simplemente pertenecer a una religión o denominación estatal. Vemos la fe como algo precioso y algo que solo puede ser recibido libremente por un corazón dispuesto. Estamos de acuerdo en que nadie puede o debe verse obligado a creer algo contrario a su conciencia. Por ello no practicamos la coerción. Más bien creemos que la fe es, en última instancia, un regalo de Dios y nuestro llamado es simplemente compartir esas Buenas Nuevas con los demás. 
 
 
Además, nunca hemos tratado de ocultar quiénes somos. Somos cristianos que creemos que Jesús es el Mesías judío prometido, y que recibimos el mensaje y el regalo de salvación de parte del pueblo judío. Al igual que la Biblia hebrea, nuestro Nuevo Testamento fue escrito por apóstoles judíos que surgieron en Israel. La orden de compartir nuestra fe con el mundo entero es un principio fundamental del cristianismo. Exigir que nos abstengamos de dar testimonio de nuestra fe es como pedirle al pueblo judío que no guarde Shabat. Es a través de este mandato de la Gran Comisión que la fe en el Dios de Israel ha llegado literalmente hasta los confines de la tierra. La consecuencia es que Israel hoy tiene amigos cristianos fieles en todos los países del mundo. 
 
 
Sin embargo, debido a la larga y dolorosa historia del antisemitismo cristiano, ICEJ se ha comprometido voluntariamente a no participar en actividades misioneras hacia el pueblo judío, y esto lo hemos mantenido fielmente durante las últimas cuatro décadas. Nuestro apoyo a Israel no depende de que los judíos acepten nuestras creencias sobre quién es el Mesías, sino que apoyamos a Israel y luchamos contra el antisemitismo en todo el mundo porque Israel es la "niña del ojo de Dios" (Zacarías 2:8). El apóstol Pablo incluso instruye a todos los cristianos a amar y bendecir al pueblo judío porque siguen siendo "amados por causa de los padres" (Romanos 11:28). 
 
 
Al mismo tiempo, no podemos exigir que todos los cristianos se abstengan de compartir el Evangelio con los judíos. Tampoco nos desasociaremos de nuestros hermanos judíos mesiánicos. Aquellos cristianos que lo hacen en respuesta a la controversia de GOD TV no solo contradicen la enseñanza cristiana, sino que también corren el riesgo de ser marginados del movimiento evangélico convencional. Más bien, debemos esforzarnos por forjar una amistad honesta y genuina con el pueblo judío, incluso sin quitar nunca la tensión de Jesús entre nosotros. 
 
 
Entendemos completamente que el cristianismo y el judaísmo rabínico tienen un "fin de la historia" diferente. Pero desde el punto más bajo de Auschwitz, muchos judíos y cristianos se han dado cuenta de que necesitamos construir puentes seguros entre nuestras religiones sin ninguna agenda oculta. Este cambio histórico ha significado que ahora hay cientos de millones de cristianos que sienten una inmensa gratitud hacia el pueblo judío y están aún más apasionados de expresarlo porque su Mesías declaró que la salvación vino de los judíos (Juan 4:22). 
 
 
Podemos y debemos continuar construyendo relaciones fuertes y duraderas entre cristianos y judíos, con parámetros claramente entendidos. Los evangélicos nunca debemos condicionar nuestro apoyo a Israel y al pueblo judío sobre si nos permitirán predicarles el Evangelio. Del mismo modo, nuestros colegas judíos en este esfuerzo no pueden esperar que los cristianos afirmen su rechazo a Jesús como una condición de nuestra amistad. 
 
 
Creo firmemente que los puentes construidos entre judíos y cristianos en las últimas décadas es un fenómeno histórico notable orquestado por el Espíritu Santo. Esta relación recién descubierta es un viaje fascinante y enriquecedor para ambas partes. Y estoy seguro de que sobrevivirá a la polémica actual sobre GOD TV. No es un puente demasiado lejos. 
 
 
 
David Parsons es autor, abogado, periodista y ministro ordenado que se desempeña como Vicepresidente y Portavoz Principal de la Embajada Cristiana Internacional en Jerusalén. 
 
* Los detalles en estos párrafos se corrigieron para la precisión a partir de las 20:35 del 16 de mayo de 2020, para aclarar el papel del cable HOT en este asunto. 

ENCUENTRO GLOBAL DE ORACIÓN

ICEJ lanza iniciativa de oración en línea en respuesta al Coronavirus

 

Cuando fue evidente a principios de marzo que Israel y el mundo entero se verían gravemente afectados por el Coronavirus, ICEJ recurrió a la oración intensificada como nuestra respuesta más efectiva a esta crisis de salud global. Con nuestras oficinas en Jerusalén cerradas y las reuniones públicas prohibidas en todo Israel, hicimos uso de las herramientas del seminario web Zoom para lanzar la Reunión de Oración Global en línea, que reúne a decenas de miles de cristianos de todo el mundo cada semana para un tiempo de oración contra la amenaza viral. Esto ha incluido a muchos miembros fieles de nuestras Campañas de Oración Isaías 62 y Ola de Oración ICEJ, y a muchos otros amigos y simpatizantes de Israel y de ICEJ en todo el mundo.

Todos los miércoles en las últimas semanas, el presidente de ICEJ, Dr. Jürgen Bühler, ha presidido momentos muy poderosos y alentadores de oración en línea, dirigidos por amigos como Angus Buchan, Daniel Kolenda, Paul Wilbur, Mats Ola, Suzette Hattingh, Peter Tsukahira y muchos otros. Los directores nacionales y representantes de ICEJ de docenas de naciones también se unen a la oración, a menudo en su idioma nativo. Las reuniones semanales de oración han fortalecido y bendecido a decenas de miles de creyentes de casi 100 países que se han unido hasta ahora.

"No se concentren en el virus. Céntrense en nuestro Sanador: ¡Se llama Jesucristo Nuestro Señor y Salvador!", exhortó Angus Buchan, mientras compartía su experiencia personal al haber contraído del Coronavirus. Tanto Angus como su esposa se contagiaron y, sin embargo, ¡están en fuego por el Señor más que nunca!

Ya que algunos de los últimos tiempos de oración tuvieron lugar durante la Pascua, también agregamos un servicio especial de comunión en línea, oficiado por pastores judíos y árabes mesiánicos.

Usted está invitado a unirse a nosotros todos los miércoles de 4:00 a 5:30 PM (hora de Israel) para la Reunión de Oración Global, donde pidiendo a Dios que seamos libres por completo del Coronavirus y que el Señor cumpla Sus propósitos. en la tierra a través de esta crisis global. Participe en el seminario web de ZOOM (con traducción simultánea a varios idiomas, incluyendo español) o mire las sesiones en vivo en Facebook.

Enlace de zoom: on.icej.org/ICEJGlobalPrayer

"Dios me ha estado hablando una palabra: ¡avivamiento!"- evangelista Angus Buchan de Sudáfrica

 "¡Trabaja mientras aún es de día!"- Evangelista Daniel Kolenda, presidente de Cristo para todas las naciones.

SANADO EN LA FIESTA

Testimonio de Nathalie Valcke, miembro belga del equipo de la Fiesta.

Me diagnosticaron cáncer a la edad de 29 años y con una enfermedad degenerativa llamada espondilitis anquilosante, que causó ciática y sensación de ardor constante en mi espalda

Hace seis años, mi esposo y yo recibimos un llamado para Israel y recientemente nos conectamos con ICEJ. 2019 fue nuestra primera Fiesta de los Tabernáculos, e incluso con mi estado de salud, quería ser voluntaria como miembro del equipo de Fiesta. Probablemente imaginan lo difícil que fue para mí estar en el equipo de Ujieres, especialmente cuando esta posición implica largos períodos de tiempo de pie. ¡Esta Fiesta sería un gran esfuerzo!

La segunda noche, a mi esposo y a mí se nos pidió que representáramos a nuestro país en el Desfile de las Naciones, ya que éramos los únicos de Bélgica en la Fiesta.

El día anterior ya me había agotado, pero después del Desfile de la segunda noche, estaba realmente exhausta. Al darse cuenta de lo cansada que me veía, un miembro del personal de ICEJ me obligó a sentarme con ella y disfrutar el resto de la noche. Esa misma noche, el presidente de ICEJ, Jürgen Bühler, hizo un llamado al altar para aquellos que necesitaban oración, pero no tuve la fuerza para ir al frente.

Mientras oraba, escuché un pequeño "clic" en mi espalda y me di cuenta de que el ardor en mi espalda que había arruinado mi vida durante los últimos 19 años había desaparecido por completo. Fui liberada y, por lo tanto, pude continuar mi servicio en el equipo de Ujieres por el resto de la Fiesta sin dolor hasta el día de hoy. ¡Toda la gloria a Dios!

Después de la Fiesta, esa misma miembro del personal de ICEJ y yo nos encontramos en la Ciudad Vieja y le dije que el dolor de espalda desapareció, pero aún tenía mucha retención de agua en las piernas y los pies, lo que me dificultaba caminar. Ella oró por sanidad y cuando me desperté a la mañana siguiente, ¡toda la retención de agua en mis pies había desaparecido hasta que salimos de Israel dos semanas después! Gracias Señor.

¡Les animo a que vengan a la Fiesta, sirvan como miembro del equipo de la Fiesta y experimenten su propio milagro personal! ¡Jesús está vivo y les tocará tal como me tocó a mí!

ALIYÁ DE LA EX UNIÓN SOVIÉTICA AUMENTA EN 2019

Zacarías 2:6 dice: “¡Eh, eh, huid de la tierra del norte, dice el Señor, pues por los cuatro vientos de los cielos os esparcí, dice el Señor!”. ¡Estamos en una temporada de la historia cuando el pueblo judío en "la tierra del norte" está atendiendo este llamado!

Según la Agencia Judía, 35,312 personas hicieron Aliyá en 2019, y 24,586 de ellos eran de la antigua Unión Soviética. La megaciudad de Moscú, capital de la Federación de Rusia, envió a 7,200 inmigrantes judíos a Israel en 2019, más que el número de inmigrantes de Ucrania y Francia combinados.

ICEJ continúa llegando a las comunidades judías en Moscú, y a otras partes de la ex Unión Soviética para ayudarlas a hacer Aliyá al Estado judío. "En 2019, asistimos a 3,844 Olim en su camino a Israel", dijo Howard Flower, director de ICEJ Aliyá. "Esto es 46% más que en 2018". Según Flower, esto lleva el número total de inmigrantes judíos asistidos por ICEJ a 156,916 desde 1980. “Nuestro próximo vuelo patrocinado por ICEJ será el 20 de febrero desde San Petersburgo y luego el 17 de marzo desde Helsinki, que marca casi hasta el día nuestro 30 aniversario de Aliyá a través de Finlandia", continuó. “Los vuelos desde Moscú comenzarán el 1 de marzo para ayudar con la gran ola de Aliyá desde Rusia. Desde 1990 hemos traído a más de 16,000 Olim rusos en vuelos patrocinados por ICEJ desde la ex Unión Soviética”.

ICEJ espera patrocinar vuelos para al menos 1,000 inmigrantes de Rusia en 2020 a $ 400 por persona. Además, ICEJ está trabajando junto con la Agencia Judía para patrocinar seminarios informativos de tres días en Moscú, a un costo de $ 150 por persona. Estos seminarios son cruciales para ayudar a las personas interesadas en hacer que Aliyá planifique y se prepare para su viaje.

 

¡Dé Clic aquí para Ofrendar!

ICEJ ALIMENTA A NIÑOS JUDÍOS HAMBRIENTOS EN ETIOPÍA

En 2019, a pedido de Isaac Herzog, presidente de la Agencia Judía, ICEJ donó $ 100,000 para brindar apoyo nutricional de emergencia a niños judíos etíopes y madres lactantes en la comunidad en Etiopía en espera de hacer Aliyá a Israel.

Los equipos médicos que trabajan en Gondar informaron que al menos 22 niños fueron salvados del hambre por este programa, mientras que muchos más se salvaron del hambre y la aparición de problemas de salud a largo plazo. El éxito significativo del programa ha llevado a otros niños a ser remitidos por sus médicos.

Aproximadamente 350 niños, desde recién nacidos hasta cinco años, y aproximadamente 100 madres embarazadas reciben diariamente comidas patrocinadas por ICEJ. "Basado en la experiencia de los últimos 18 meses, el programa de alimentación suplementaria de ICEJ ha demostrado ser vital para la salud de los niños en Gondar y extremadamente rentable", dijo el liderazgo de la Agencia Judía en una carta a ICEJ. "Apreciamos profundamente la generosidad pasada de ICEJ".

Al mismo tiempo, el costo y la disponibilidad de alimentos en África oriental ha aumentado dramáticamente debido a una plaga masiva de langostas que ha devastado la producción agrícola. Por tanto, ¡es más urgente que nunca que la Aliyá etíope se reanude y aumente, trayendo a todos los que todavía esperan volver a Israel! "Ciertamente, te digo, en la medida en que lo hiciste con uno de estos Mis hermanos más pequeños, me lo hiciste a Mí". Mateo 25:40

OFRENDE AL PROGRAMA DE ALIYÁ ICEJ EN ICEJ.ORG/AID/ALIYAH

 

Share this: