Commentary

EL MILAGRO DEL RENACIMIENTO DE ISRAEL

El renacimiento moderno de la nación de Israel hace setenta años es un acto sin precedentes en la historia mundial, y se considera un "milagro" absoluto en el sentido más clásico de la palabra. Es decir, solo pudo haber sido logrado por intervención divina.

Esto es especialmente cierto a la luz de las circunstancias extraordinariamente graves bajo las cuales tuvo lugar el resurgimiento de Israel entre la familia de las naciones. El profeta Isaías alude a estas tribulaciones cuando pregunta: "¿Se hará que la tierra dé a luz en un día? ¿O una nación nacerá de una vez? Porque apenas Sión estuvo en parto, dio a luz a sus hijos" (Isaías 66:8)

En 1948, el pueblo judío aún se tambaleaba por la tragedia del Holocausto. El enorme alcance y la depravación del genocidio nazi contra los judíos todavía se estaba descubriendo, y dos tercios de los judíos europeos habían sido gaseados o asesinados a tiros en masa. La mayoría del remanente sobreviviente estaba al borde del hambre, y pocos querían regresar a sus hogares. Sabían que sus vecinos nunca los habían aceptado realmente, y probablemente nunca los aceptarían.

Tales calamidades no eran nada nuevo para los judíos. Durante siglos habían enfrentado pogromos, libelos de sangre, conversiones forzadas, expulsiones y otras formas de persecución religiosa, pero este era el punto más bajo. El antisemitismo racial de los nazis los había reducido a un estatus subhumano como si fueran bichos destinados al exterminio. Como pueblo, los judíos sentían que habían llegado a un callejón sin salida.

El profeta Ezequiel habló de un tiempo en el que Israel diría como pueblo: "Nuestros huesos están secos, nuestra esperanza está perdida, y nosotros mismos hemos sido talados". Sin embargo, Dios declaró que no todo estaba perdido. En su momento más débil, ciertamente "haré que suban de su sepulcro y los traeré a la tierra de Israel" (Ezequiel 37:11-12).

El gran milagro del renacimiento de Israel en mayo de 1948 fue que sucedió solo tres años después del final del Holocausto. Desde las cenizas de la Shoah, el pueblo judío se levantó de súbito y restableció la soberanía en su antigua patria. En su momento de mayor debilidad, fueron empoderados de una manera que los había aludido durante siglos, y no era nada menos que el poder de la resurrección de Dios en acción.

Aún más asombroso es el hecho de que Israel se enfrentó a otra amenaza muy seria de aniquilación cuando renació. Cuando su líder fundador David Ben-Gurión declaró la independencia del Estado judío el 14 de mayo de 1948, fue atacado de inmediato por cinco ejércitos árabes invasores. Estas fuerzas árabes fueron armadas, entrenadas y, en algunos casos, incluso comandadas por oficiales de algunas de las principales potencias mundiales. Por el contrario, la comunidad internacional impuso un embargo de armas al incipiente estado de Israel, y solo una pequeña nación, Checoslovaquia, se atrevió a desafiarlo suministrando armas a los desesperados combatientes judíos. En muchos casos, los frágiles sobrevivientes del Holocausto que llegaron de Europa fueron lanzados directamente a la batalla sin siquiera zapatos en sus pies. Los líderes árabes habían jurado "lanzar a los judíos al mar", pero Israel prevaleció.

AL SIGUIENTE año, 1949, las Naciones Unidas votaron para admitir a Israel como estado miembro pleno durante un tiempo en el que numerosas naciones estaban garantizando su independencia y uniéndose a la comunidad internacional. Muchas naciones también nacieron del sufrimiento generalizado de la Primera y la Segunda Guerra Mundial, por lo que hubo una gran simpatía por estas naciones, así como por Israel. Aunque, Israel se destaca por la forma en que superó las mayores adversidades y reescribió la historia.

Los judíos son las únicas personas que han sido completamente desarraigadas de su patria para luego regresar a esa misma tierra y restablecer su soberanía nacional. Podríamos buscar a lo largo y ancho y aún no encontrar a otras personas que hayan logrado hacerlo ni siquiera una vez, ¡y sin embargo los judíos lo han hecho dos veces! Lo que hace que esto sea aún más notable es que la Biblia, que le regalaron al mundo, nos dijo que todo esto iba a suceder antes de que ocurriera. Las Escrituras declararon de antemano que habría dos dispersiones y dos retornos del pueblo judío, primero de Babilonia y luego de todas las naciones de la tierra.

Fue esta misma Biblia la que mantuvo a los judíos unidos como pueblo durante sus largos siglos de exilio. Esta misma Biblia plantó en ellos una esperanza profética de retorno y restauración nacional, que se convirtió en la fuerza impulsora que los trajo de vuelta, literalmente, de la tumba.

El apóstol Pablo se basa en estos pasajes proféticos cuando habla de una futura restauración prometida para Israel en el Libro de Romanos. Él enseña que incluso la dispersión de Israel tuvo un propósito redentor para que el Evangelio llegue a todas las naciones y reconcilie a muchos con Dios. Sin embargo, cuando finalmente llega el momento de la reunión de Israel, Pablo dice que podemos esperar no menos que "la vida de los muertos" (Romanos 11:11-15). Es decir, el poder de la resurrección de Dios seguirá funcionando en la tierra cuando la nación judía finalmente sea restaurada en su antigua patria.

Vivimos en un día en que hemos sido testigos de que estas cosas suceden. Setenta años después del renacimiento milagroso de Israel nos hace preguntarnos: ¿Nos alinearemos con aquellos que están tratando de devolver al pueblo judío a sus tumbas? ¿O estaremos entre aquellos que se encuentran regocijándose en la increíble manera en que Dios ha devuelto la vida a la nación de Israel?

JERUSALÉN, ¿RESTAURADA PARA SER DESTRUIDA?

"¡Ah, cuán grande es aquel día!  tanto, que no hay otro semejante a él; tiempo de angustia para Jacob; pero de ella será librado."(Jeremías 30:7)

 

Hace unos años escuché el sermón de un conocido maestro de la Biblia que básicamente declaró: "El pueblo judío no aprendió la lección del Holocausto, por lo que deben pasar por más sufrimiento que hará que el Holocausto se vea pequeño en comparación." Un pensamiento similar que escuchamos con frecuencia es: "Dos tercios de los judíos morirán en la Gran Tribulación". En otras palabras, el peor capítulo en la historia judía aún está por llegar. O para decirlo sin rodeos, Dios está devolviendo al pueblo judío a su patria Israel para matar a dos tercios de ellos en una conflagración masiva. Estos puntos de vista generalmente están vinculados a citas de los profetas del Antiguo Testamento que parecen subrayar el punto. Uno de esos pasajes es el versículo anterior de Jeremías, que habla de "el tiempo de la angustia de Jacob". Otros pasajes utilizados para reforzar esta enseñanza son Zacarías 13:8-9 y Ezequiel capítulo 5, que hablan de un tiempo en el que dos tercios de los que están en la tierra serán eliminados.

 

El contexto profético

Personalmente, tengo fuertes reservas para suscribirme a este tipo de interpretación, porque creo que saca estos pasajes fuera de contexto y, lo que es más importante, tergiversan el carácter de Dios y sus propósitos actuales para Israel. Al mismo tiempo, las Escrituras indican que "el tiempo de la angustia de Jacob" y el momento en que dos tercios de Israel serán separados, se refieren a dos eventos diferentes en la historia judía. Permítame explicarle.

 

A. La angustia de Jeremías y Jacob

El profeta Jeremías presenta en el capítulo 30 una gran sucesión de pasajes (Caps.30-33) que prevén la restauración de Israel, que culminará en un "nuevo pacto" de corazones transformados y el gobierno del "Renuevo de Justicia". Dios se asegura de que estas profecías no se perderán para las generaciones futuras, ya que explícitamente le dice a Jeremías que "escriba" las palabras, porque "restauraré las fortunas de mi pueblo... y los traeré de vuelta a su tierra..." (30:2-3)

 

Entonces Dios comienza a presentar, a partir del versículo 4 en adelante, la secuencia de cómo Él va a lograr esta obra redentora. Primero ve una imagen de desesperación y calamidad: "¡Gritos de terror y pánico!" Concluyendo con la llamada: "¡Ah!, cuán grande es aquel día! tanto, que no hay otro semejante a él; tiempo de angustia para Jacob..." (30: 7). Inmediatamentedespués de estos versículos, el programa de restauración de Dios comienza a desarrollarse. El Señor anuncia que el cambio viene cuando rompe el yugo de la opresión (30: 8), hasta que Israel finalmente sirva a Dios y a Su Mesías. Él continúa:

 

"Por tanto, no temas, siervo mío Jacob ... porque he aquí, yo soy el que te salvo de lejos, y tu simiente de la tierra de su cautiverio. Jacob volverá, descansará y vivirá tranquilo, y nadie lo atemorizará". (30:10)

Una secuencia similar de eventos se encuentra en el siguiente capítulo de Jeremías 31, donde el profeta declara: "Así dice el SEÑOR: 'El pueblo que sobrevivió a la espada halló gracia en el desierto...'" (31:2) Israel escapó de la espada y Dios los salvó. Esta declaración es seguida por la promesa de regreso del exilio: "He aquí, los traeré de la tierra del norte, y los juntaré de los confines de la tierra... Una gran muchedumbre volverá allí" (31:8).

Esto indica que el 'tiempo de la angustia de Jacob' representa una catástrofe sin precedentes ('no hay otro semejante a él') en un momento en que Israel todavía está exiliado. Fuera de esta crisis, Dios los está restaurando a su tierra.

 

Esto es lo que vemos cumplido en la historia moderna de Israel. Una nación que apenas escapó a la aniquilación completa en el Holocausto, con seis millones de muertos, sin embargo, surgieron de las cenizas de esa gran tragedia y regresaron a su patria para restablecer la nación de Israel, tal como el profeta Ezequiel lo predijo:

"Me dijo luego: 'Hijo de hombre, todos estos huesos son la casa de Israel. He aquí, ellos dicen: Nuestros huesos se secaron, y pereció nuestra esperanza, y somos del todo destruidos. Por tanto, profetiza, y diles: Así ha dicho el Señor: He aquí yo abro vuestros sepulcros, pueblo mío, y os haré subir de vuestras sepulturas, y os traeré a la tierra de Israel'."(Ezequiel 37:11-12)

El Holocausto fue uno de los capítulos más oscuros de la historia judía. Fue un tiempo de angustia de Jacob y todos los historiadores coinciden en que fue una tragedia singularmente única en la historia de la humanidad. Sin embargo, fuera de esta temporada de devastación y desesperanza, Dios salvó a su pueblo y los restauró a su tierra.

 

B. Ezequiel y los pelos dispersos

Ezequiel fue el primer profeta en prever la calamidad de dos tercios del pueblo de Israel que perecía. (Ezequiel 5:1-4) Él profetizó estas cosas durante el exilio de Babilonia y se le pidió que llevara a cabo un acto extraño para demostrar lo que venía: ¡tomar una cuchilla de afeitar y cortar todo el pelo de su cabeza y barba! Entonces "Una tercera parte quemarás a fuego en medio de la ciudad, ... y tomarás una tercera parte y la cortarás con espada alrededor de la ciudad, y una tercera parte la esparcirás al viento..." (5:2) "Esta es Jerusalén", explica el Señor. Dos terceras partes serán aniquiladas en hambre, juicio y guerra, mientras que el tercio restante no será redimido sino disperso por todo el mundo, con una dura persecución incluso en el exilio. (5:2-4)

 

C. Zacarías y el pastor

Zacarías vivió en el tiempo cuando Israel regresaba de Babilonia. Los capítulos 12-14 hablan sobre la lucha del tiempo del fin y la restauración de Jerusalén, culminando en la redención de Israel a medida que el "espíritu de gracia y oración" se derrame sobre ellos. Sin embargo, justo en medio de estos pasajes, el profeta introduce una visión sobre el Mesías... "Levántate, oh espada, contra el pastor, y contra el hombre compañero mío, dice el SEÑOR de los ejércitos. Hiere al pastor, y serán dispersadas las ovejas; y haré volver mi mano contra los pequeñitos." (Zacarías 13:7) Jesús mismo cita esta escritura (Marcos 14:27), refiriéndose a su cumplimiento en el Jardín de Getsemaní, cuando sus discípulos huyeron dejándolo solo para sufrir. En un sentido más amplio, también es una imagen de la nación entera de Israel siendo esparcida tres décadas después de Cristo, quien es el gran Pastor que fue "herido" y murió. En este contexto, Zacarías prevé tiempos trágicos para todo Israel: "Y acontecerá en toda la tierra, dice Jehová, que las dos terceras partes serán cortadas en ella, y se perderán; más la tercera quedará en ella." (Zacarías 13:8) Los relatos del historiador judío Josefo Flavio nos dicen que durante el primer levantamiento judío, antes de la destrucción del Templo, unos 1.1 millones de judíos perdieron sus vidas en la tierra de Israel. Tan solo unas décadas más tarde, durante la revuelta de Bar Kojba, el historiador romano Cassius Dio cuenta otras 580,000 víctimas judías, y el remanente sobreviviente fue exiliado. Esto llevaría el número total de bajas en ambas revueltas a más de 1.7 millones de personas. Además, el historiador judío Salo Wittmayer Baron estimó que la población de Israel era de 2.3 millones en la época del emperador romano Claudio (41-54 dC). Dos tercios de este número representarían alrededor de 1.5 millones de personas. Entonces, hay un acuerdo asombroso entre estas historias seculares y las palabras de los profetas hebreos predichas 500 años antes. Tanto los libros de historia como el contexto profético del "pastor herido" nos obligan a ubicar estos eventos en el pasado y no en el futuro. Jesús mismo previó esta calamidad sobre Israel cuando lloró sobre Jerusalén. "Y caerán a filo de espada, y serán llevados cautivos a todas las naciones" (Lucas 21:24). Zacarías también prevé un largo período de juicio para Israel, con dos tercios pereciendo mientras que el tercio restante pasa por el "fuego" del exilio, seguido de su redención final. Por lo tanto, hay un hilo común que se puede seguir a lo largo de estos escritos proféticos en Jeremías 30-33, Ezequiel 5 y Zacarías 13. El proceso de la redención de Israel comienza con el rechazo y las heridas del Pastor. Esto es seguido por una gran agitación en la tierra de Israel donde dos tercios son "cortados" y el tercio restante es dispersado a todas las naciones. Este exilio está acompañado por el fuego refinado de la persecución en curso y culmina en una calamidad final fuera de la tierra conocida como "angustia de Jacob". Finalmente, termina con una restauración nacional de Israel que finalmente cede el paso a su restauración espiritual también. Esta misma secuencia también se puede encontrar en los grandes capítulos de Ezequiel 36-37, mientras que el Salmo 102 también prevé una prueba del tipo del Holocausto después de lo cual Dios declara que "¡ha llegado el momento de favorecer a Sión!"

 

El nuevo paradigma de favorecer a Sión

Los profetas Indican que una vez que los propósitos de restauración de Dios con Israel se establecieron, nada puede detenerlo o interrumpirlo más. Zacarías nos dice que Jerusalén se convertirá en una "copa de embriaguez" para el mundo y que las naciones eventualmente se reunirán contra Jerusalén. Aunque, el mismo profeta también declara que son las naciones las que serán juzgadas, mientras que Israel es liberado y sale victorioso. La restauración de Israel representa un cambio de paradigma en la manera en que Dios trata con el pueblo judío. El profeta Isaías comienza sus capítulos de restauración (40-48) con el llamado a "consolar a mi pueblo" y gritarle, "que su tiempo se ha cumplido, que su pecado es perdonado; porque ha recibido de la mano del SEÑOR doblemente por todos sus pecados." (Isaías 40:1-2) Esta expresión "su pecado es perdonado" podría traducirse mejor del hebreo como "su deuda se ha saldado", o "ella ha pagado por su pecado". En lugar de condonación o perdón, refleja la idea de que Dios ha completado su tiempo de juicio con Israel y ya no está tratando con ella según sus pecados. Dios le está diciendo al mundo que clame a Israel diciendo que su tiempo de guerra y de juicio ha cesado ¡y le espera una nueva temporada de restauración! De la misma manera, Zacarías declara: "Mas ahora no lo haré con el remanente de este pueblo como en aquellos días pasados, dice el SEÑOR de los ejércitos…Como pensé haceros mal cuando vuestros padres me provocaron a ira, dice el SEÑOR de los ejércitos, y no me arrepentí, así al contrario he pensado hacer bien a Jerusalén y a la casa de Judá en estos días; no temáis." (Zacarías 8:11-15)

Esto significa que Dios ha iniciado un proceso de restauración inquebrantable que representa un cambio radical en la forma en que trata a Israel. Esto no significa que nunca más volverá a corregir a Israel, como lo haría un padre amoroso con su hijo, sino que lo hará "con medida". (Jeremías 30:11)

 

El camino hacia la redención

Por último, la enseñanza de que Israel solo recibirá a su Mesías a través de otro período de gran juicio tergiversa el carácter de Dios e incluso de la humanidad. En general, la gran catástrofe humana no conduce al arrepentimiento, sino más bien al contrario. Faraón, después de las plagas más severas, solo endureció su corazón aún más. El libro de Apocalipsis es paralelo a esto al describir a la humanidad como irremediablemente rebelde contra Dios, incluso después de que Su gran ira se desarrolle en los últimos días: "Y blasfemaron del Dios del cielo por sus dolores y llagas, y no se arrepintieron de sus obras." (Apocalipsis 16:11) Los juicios catastróficos como los que ocurrieron a Israel en el año 70 d.C. no fueron la forma en que Dios llamó a su pueblo de vuelta a él; más bien, expresaron su sentido de que su medida de pecado estaba llena y exigían justicia divina. Jesús declaró "tu casa te queda desolada..." (Mateo 23:38) Del mismo modo, la gran tragedia del Holocausto dejó a la mayoría de los judíos sin buscar a Dios, y en vez de ello preguntándose "¿Dónde estaba Dios?", Y muchos incluso perdieron su fe en Él. Como un sobreviviente del Holocausto una vez me dijo: "Para mí, Dios murió en Auschwitz". El apóstol Pablo, por otro lado, declara que "la bondad de Dios te guía al arrepentimiento". (Romanos 2:4)

El camino de Dios para redimir a su pueblo es una historia de su fidelidad al pacto y amor eterno que los restaura. (Jeremías 31:2) En contraste, el mensaje de Dios a las naciones en nuestros días no es que más juicio está esperando por Israel, sino: "Oíd palabra del Señor, oh naciones, y declaradla en las islas de lejos y decid: El que esparció a Israel lo reunirá, y lo guardará como pastor a su rebaño". (Jeremías 31:10) Esto seguramente puede incluir una medida de disciplina personal por parte del buen pastor, sin embargo, conducirá a pastos verdes. Este es el llamado al que estamos comprometidos en la Embajada Cristiana: declarar la misericordia y la fidelidad de Dios a Israel y a las naciones. Estamos declarando que ha comenzado una nueva temporada de restauración, y estamos desafiando a la Iglesia a unirse a Dios en este gran trabajo de restauración con Israel. ¡Nuestro llamado es "consolad a mi pueblo" y declarar a Israel que ha comenzado un nuevo capítulo que conducirá no a un juicio posterior sino a todo Israel siendo salvo!

The great parallels of Passover

The great theme of the Bible is the fall and sinful nature of humanity and then God’s provision of atonement and reconciliation for humankind through Christ, the Redeemer. Sin has separated us from God, but God’s gift in the resurrected Lord has brought us back near to Him.

Temple sacrifices
The purpose of the animal sacrifices and ordinances of service and worship to God in the Tabernacle of Moses in the desert, and later on in the Temple in Jerusalem, was to provide a way of escape for the Israelites from the wrath of God towards sin into His favour, protection, life and blessings.

Again and again among the Israelites, humanity’s failures, imperfections and sins were transferred onto innocent animals to save and preserve human life. The guilty man had to bring an innocent animal to the priest, who then slaughtered it and let the man go free. The punishment for sin – death – was thus removed from upon the guilty person and transferred to the innocent animal, which by God’s command had to carry the consequences of humans breaking the holy law of God.

The blood of the innocent animals was constantly covering the altar, for the Lord had said: “I have given it (the blood of the animal sacrifices) to you upon the altar to make atonement for your souls; for it is the blood that makes atonement for the soul.” (Leviticus 17:11)

The great warning of God had been: “If you sin, you will surely die.” However, men did sin, and death did have to take place – but it was the death of an innocent animal whose blood was poured out instead of the guilty man himself. When God saw the blood, it was always the sign for Him that His righteous requirements had been met, justice had been performed and the price for man’s iniquities had been paid. God was now free and just when placing His blessings and protection upon His righteous ones!

The ultimate sacrifice
The purpose of Temple service and the constant reading of the Holy Writings among the Israelites were also to teach and raise the expectancy in the hearts and minds of His holy people for the ultimate sacrifice to come. This ultimate sacrifice would be more than a blood covering for their sins, more than a reminder of their sins – it would take their sins away and their sin-consciousness would be changed into a consciousness of righteousness (Psalm 40:6-8, Hebrews 10:1-22)!

This ultimate and final sacrifice would be the fulfilment of all the sacrifices in the Law of Moses, would be a once and for all sacrifice performed just once, and the place for it would be in the holy mountain of the Lord – in Jerusalem (Luke 13:33)!

 “When I see the blood, I will pass over you.”
(Exodus 12:13)

 "Indeed Christ, our Passover, was sacrificed for us.”
(1 Corinthians 5:7)


The Lamb of God
The true Lamb of God would arrive upon the scene and His name would be “Wonderful, Counsellor, Mighty God, Everlasting Father, Prince of Peace”. He would be called “Jesus” (Yeshua or “salvation” in Hebrew), for He would save His people from their sins (Isaiah 9:6, Matthew 1:21)! And Jesus, our Lord and Messiah, truly did come and gave himself as the ultimate sacrifice for his own people during the celebration of Passover. And not only for his own Jewish people but for the whole world…

“Behold! The Lamb of God who takes away the sin of the world.” (John 1:29)

Passover
The story in the whole Bible where the God of Israel has portrayed the power of the blood of Jesus in a narrative form – and concealed it from the notice of hardened hearts – is the historical exodus of the Israelites from Egypt.

Every family in all Israel had to take a lamb – a lamb without blemish for each household – and then kill it at twilight (Exodus 12). The shed blood of the innocent lamb was then to be taken and put on the two doorposts and on the lintel of the houses. For the Lord had proclaimed: “When I see the blood, I will pass over you.” (Exodus 12:13)

Every family living in the land of Egypt – both among the Egyptians and the Israelites alike – was in danger of having death enter into their household to rob their first-born sons. The judgment of God was about to fall on the land of Egypt because of their idol worship. We can read in the book of Ezekiel that the Israelites in Egypt also had fallen into the same snare and temptation of idol worship and thus death was about to fall upon their families alike (Ezekiel 20:7-10). But God provided a way of escape for His own people!

The penalty of death and the judgment of God could be transferred from their families onto an innocent lamb slaughtered on their behalf. Someone had to die as the consequence of their sins. But this someone was not one of their own family – not the firstborn, not the father nor the mother – but a male lamb. The sins and resulting death of each Israelite family were transferred and laid upon the lamb, and the life and innocence of the lamb was transferred upon the family. The lamb died – and the family, including the firstborn, lived!

When the angel of death was then passing through the land of Egypt destroying life among the Egyptian families, whenever he saw the lamb’s blood on the lintel and on the two doorposts of the Israelite families, he passed over. Death had already come! The destroyer then did not come into these houses to strike them a second time and the families inside were in complete safety!

Only the Israelites had been told to act in this manner. The instructions for saving their lives had come through the mouth of Moses and they had heeded the word of the Lord – and they lived! The punishment for their idol worship and sins had been laid on the lamb and the families were forgiven because of the blood.

This proved to be life-saving knowledge from God spoken through the mouth of Moses, who faithfully had delivered the word of God to them (Exodus 12:21). Then the elders and each family in turn had just as faithfully passed on the word from one family to another – and so the whole nation of Israel had been warned, instructed and as a result had been saved!

Remember: “Indeed Christ, our Passover, was sacrificed for us.” Our death and hell was transferred onto him on the cross, and his life and righteousness was transferred upon us through his resurrection. When we believe, his life is in us and the life we live is his and we will never die! (Galatians 2:20, John 11:26)

The Good News
The message of the Passover lamb from Moses’ mouth spread among the hundreds of thousands of Israelites in two weeks’ time. The message of the Gospel of Jesus Christ who died on the cross as our Passover lamb has also been taken to millions of people and to the four corners of the earth in two thousand years!

The truth about His death, burial and resurrection from the grave has been preached and believed on in the nations! Whoever believes and heeds this life-saving knowledge which was in the mouth of Jesus our Lord, surely shall be saved from eternal death, hell and destruction! Jesus says: “Whoever eats my flesh and drinks my blood has eternal life, and I will raise him up at the last day.” (John 6:54)

Life for your family
There is a great Saviour and Redeemer, a Mediator between God and man – the man Christ Jesus! There is life, protection and blessing for your whole family – it is in his blood!

Rev. Juha Ketola is an ordained minister who serves as International Director for the International Christian Embassy Jerusalem; www.icej.org

LA CONTROVERSIA SOBRE ZION

Porque es día de venganza de Jehová, año de retribuciones en el pleito de Sion.(Isaías 34:8)

 

La reciente decisión del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, finalmente de reconocer a Jerusalén como la capital de Israel y mover la embajada de Estados Unidos aquí fue un acto muy valiente y muy atrasado. Este problema va al núcleo de la identidad nacional histórica del pueblo judío. También va al corazón de la vocación de la Embajada Cristiana Internacional en Jerusalén, que fue fundada como un acto de solidaridad cristiana con el profundo apego judío a Jerusalén.

 

Vindicación y venganza

 

La respuesta de los israelíes a esta decisión estadounidense fue más alivio que euforia. Cuando las Naciones Unidas niegan constantemente la conexión judía con Jerusalén, fue agradable escuchar a alguien afirmar su vínculo especial con este lugar. Una y otra vez, han sido extrañamente acusados ​​de "judaizar" Jerusalén. Algunos incluso lo consideran un "crimen de guerra" para una familia judía en el este de Jerusalén para agregar un balcón a su hogar. Así que fue reconfortante escuchar a un importante líder mundial validar cálida y tranquilamente su antigua conexión con esta ciudad.

 

La reacción palestina al anuncio de Trump fue en gran parte decepcionante, ya que la mayoría parece resignada al hecho de que finalmente sucedería. Aún así, los líderes palestinos y árabes / musulmanes expresaron su enojo y amenazaron con descarrilar la movida de la Embajada mediante protestas violentas y tal vez cosas peores. Aparentemente, algunos sienten que deben demostrar su reverencia por Jerusalén a través del derramamiento de sangre.

 

Reclamos espurios y falacias históricas

 

El meollo del problema es que el verdadero reclamo judío a Jerusalén está siendo desafiado por reclamos rivales de origen dudoso, incluido uno nacionalista afirmado por los palestinos que la ciudad es la capital de su estado y una religiosa avanzada por los musulmanes que el -Haram al-Sharif (Monte del Templo) es el tercer sitio más sagrado en el Islam y, por lo tanto, exclusivamente suyo. Ambas afirmaciones se han repetido lo suficiente a lo largo del tiempo como para ser creídas por miles de millones de personas en todo el mundo.

 

Sin embargo, según los principales eruditos, la veneración musulmana de Jerusalén tiene orígenes políticos que datan de varias décadas después de la muerte de Muhammad, cuando la dinastía omeya gobernante en Damasco perdió el control de La Meca y decidió elevar a Jerusalén como un lugar de peregrinación musulmana. Para hacerlo, vincularon el mítico "viaje nocturno" del profeta a la recién construida mezquita al-Aqsa, ubicada en el Monte del Templo. Sin embargo, muchos musulmanes a lo largo de la historia han rechazado esto como un hadiz (tradición) posterior del Islam, ya que saben que al-Aqsa ni siquiera existía todavía y que Mahoma le dio la espalda a Jerusalén cuando cambió la dirección de la oración (qibla) hacia La Meca . Además, el Corán no contiene ni una sola mención de Jerusalén.

 

Mientras tanto, los relatos creíbles de principios de la década de 1920 trazan el reclamo nacionalista palestino a Jerusalén de regreso a ciertos oficiales del Mandato británico que se oponían al sionismo y buscaban frustrar la implementación de la Declaración Balfour. Estos antisemitas británicos promovieron al líder árabe local Haj Amin al-Husseini al noble título de Gran Mufti de Jerusalén y convirtieron la Cúpula de la Roca en un símbolo del nuevo movimiento nacionalista palestino. El mufti finalmente terminó en Berlín apoyando la campaña genocida de Hitler contra los judíos, incluso cuando el waqf musulmán a cargo de la Cúpula del Rock publicó guías turísticos que reconocían "sin discusión" que se había construido en el sitio del Templo de Salomón.

 

Reverencia Universal por Jerusalén

 

Ahora bien, no se puede ignorar que hoy en día Jerusalén tiene un gran significado histórico y religioso para miles de millones de personas de fe en todo el mundo. Sin embargo, esta reverencia universal por Jerusalén se origina con el pueblo judío y sus estrechos lazos espirituales con esta ciudad. Sin esa conexión divina fundamental entre los judíos y Jerusalén, a nadie más le habría importado esta remota ciudad enclavada en las colinas de Judea.

 

El caso de la capital judía

 

La Biblia misma hace cientos de referencias a Jerusalén. Los historiadores han explorado antiguas escrituras griegas y romanas y todas se refieren a Jerusalén como una "ciudad judía" y la "capital de los judíos". Durante sus muchos siglos de exilio, los judíos siempre anhelaron regresar a Jerusalén y restaurar sus glorias pasadas. Desde hace siete décadas, Jerusalén ha servido como la capital de Israel, incluso cuando estaba precariamente rodeada de enemigos y aunque las naciones se negaron a reconocerla como tal. Esta firme devoción a Jerusalén ha demostrado una vez más su importancia para los judíos.

 

Conflicto espiritual para sacudir a las naciones

 

Aún así, no debe sorprendernos que ahora haya una disputa global seria sobre el legítimo lugar judío en Jerusalén. En la Biblia está claro que una gran "controversia" sobre Sión surgiría un día entre todas las naciones (Isaías 34: 8, y también Zacarías 12: 2-3). Sin embargo, Dios lo arreglaría colocando "Mi rey en mi santo monte de Sión" (Salmo 2: 6). Esto se refiere a ese tiempo bendito cuando el Mesías viene a ocupar el trono de su padre David, que claramente estará ubicado en el Monte Sión en Jerusalén (Isaías 2: 1-4, 9: 7, 16: 5, 24:23; Jeremías 31: 6, Joel 3:17, Miqueas 4: 1-7, Zacarías 8: 3, Lucas 1:32, Apocalipsis 14: 1). La Biblia también prevé que la llegada del Mesías estaría precedida por un pretendiente rival de la trono, un falso Mesías o Anticristo (Mateo 24: 5; 2 Tesalonicenses 2: 1-12; 1 Juan 2:18, 4: 3; Apocalipsis, capítulos 11 al 20). Estas Escrituras sugieren que también implica un reclamo falso sobre el sitio real de ese trono en Jerusalén. Cómo puede vincularse esto con los reclamos competitivos actuales sobre Jerusalén y el Monte del Templo no es del todo cierto. Pero ya podemos ver cómo esa controversia sobre Sión tiene el poder de sacudir a todas las naciones. Hasta entonces, todas y cada una de las naciones deben elegir si alinearse en el lado correcto de la Escritura concerniente a Jerusalén. Esto realmente se reduce a si temen a Dios y honran su palabra más de lo que temen y honran a los hombres. Jerusalén liberada en su destino redentor. Desde el comienzo de 2017, el Señor nos ha estado mostrando que hay un ciclo de Jubileo operando sobre Jerusalén en la moderna veces, por lo que cada cincuenta años sucede algo dramático para liberar a la ciudad más en su destino profético. Así que desde hace meses hemos estado declarando que habrá otro lanzamiento de Jubileo para Jerusalén este mismo año, y parece que ahora está sobre nosotros. El presidente Trump ha tomado una decisión geopolítica, pero también señala un cambio en el ámbito espiritual. Todavía no sabemos cuáles serán todas las consecuencias de este cambio y cuánto tiempo pueden durar. Pero estamos convencidos de que Jerusalén ahora está siendo liberada aún más en su destino redentor, y que veremos un tremendo impacto en la Iglesia global también.

Recordando al Éxodo '47

©Foto: El Éxodo '47 fue remolcado al puerto en Haifa bajo la guardia británica (Wikimedia).

2017 está lleno de aniversarios de momentos clave en la historia moderna de Israel. Entre las más importantes se encuentran las celebraciones jubilares de los 50 años desde que Jerusalén fue reunida bajo soberanía israelí en junio de 1967 y las ceremonias que marcaron 100 años desde la Declaración de Balfour en noviembre de 1917. Pero un tercer acontecimiento importante que ocurrió hace 70 años será recordado el 18 de julio con la dedicación de un monumento especial al Éxodo '47, también conocido como "el barco que fundó una nación".

El Éxodo era un vapor viejo y destartalado, originalmente construido para atravesar las aguas poco profundas y tranquilas de la Bahía de Chesapeake. Sin embargo, en 1947, fue reacondicionado por la resistencia judía para llevar a miles de sobrevivientes del Holocausto en un desesperado viaje por el mar Mediterráneo para romper el bloqueo británico y llegar a las costas del Mandato británico de Palestina. Cuando la marina británica atacó la nave aún en alta mar, el trágico destino de sus pasajeros acaparó los titulares del mundo y jugó un papel central en el renacimiento de Israel la primavera siguiente.

Cuando el Éxodo abandonó el puerto en Francia hace setenta años, estaba cargado con más de 4,500 judíos andrajosos que habían sobrevivido al genocidio nazi y estaban decididos a llegar a la Tierra de Israel. Pero los británicos habían impuesto un bloqueo naval para impedir que esos buques de refugiados llegaran a Palestina, y los pasajeros sabían que, de ser capturados, todos serían enviados de vuelta a Europa. Así que la Haganá (el ejército de resistencia judía) invitó a un compasivo ministro metodista estadounidense, el reverendo John Stanley Grauel, a unirse al viaje como reportero, y sería libre de contar la historia de lo que estaba a punto de suceder.

A medida que el buque atestado de personas se acercaba a la costa israelí en la oscuridad de la noche, una flota británica de seis destructores y un crucero ligero le cerraron el camino. Primero aprisionaron al Éxodo entre dos destructores, tratando de aplastar su casco envejecido. Después de que siete intentos de embestida no pudieron hundir el buque, las tropas británicas armadas con ametralladoras y garrotes se abalanzaron a bordo. Los judíos indefensos ponían la resistencia que podían. Tres murieron y casi 150 resultaron heridos.

A pesar de sus valientes esfuerzos, el barco fue capturado y remolcado hasta el puerto de Haifa, donde todos los pasajeros judíos fueron arrestados y finalmente enviados de vuelta a Alemania.

Sin embargo, los británicos no pudieron aprehender al reverendo Grauel, ya que era un ciudadano no judío y estadounidense. En cambio, fue puesto bajo arresto domiciliario en un hotel de Haifa. Pero éste era el hotel donde los periodistas occidentales se alojaban para cubrir la visita de ese verano del Comité Especial de la ONU sobre Palestina (UNSCOP), y Grauel empezó a contar a los reporteros visitantes sobre la brutal prueba en el mar. Luego, a altas horas de la noche, fue llevado en silencio por la Haganá y pasado de contrabando por los retenes hacia Jerusalén para informar al propio comité de la UNSCOP sobre lo que había sucedido.

Tal comité de la ONU había estado celebrando las audiencias ese verano para recomendar una solución al "problema de Palestina". Pero la comisión de once naciones se negaba a reunirse con los refugiados judíos de guerra aún retenidos en los campamentos de desplazamiento en Europa. Sin embargo, cuando Grauel describió de primera mano el asalto británico a los refugiados desarmados a bordo del Éxodo, tuvo un profundo impacto en los miembros del comité. "El Éxodo no tenía armas", dijo Grauel al panel del UNSCOP. "Todos ellos lucharon con papas, conservas y sus puños desnudos".

La difícil situación de los pasajeros del Éxodo se extendió varios meses antes de una audiencia mundial, alimentando el sentido creciente del comité de su misión humanitaria. Hasta entonces, la mayoría de sus miembros estaban contra la partición y la creación de un estado judío. Pero después de que Grauel abogara por su causa, el comité acordó visitar los campamentos en Europa para hablar directamente con los refugiados de guerra judíos, que eran casi unánimes en su deseo de ir a Palestina. En poco tiempo, la mayoría de los miembros del UNSCOP coincidieron en que el pueblo judío necesitaba un estado propio.

Así, el testimonio de un ministro cristiano sobre el ataque británico al Éxodo se convirtió en el punto de inflexión en el cambio de UNSCOP hacia la aceptación de la condición de Estado judío. Grauel escribiría más tarde de aquel fatídico momento a bordo del barco, diciendo que sentía como si estuviera presenciando la batalla de "Concord y Lexington... Yo simplemente supe que estaba viendo el renacimiento de una nación".

De hecho, la conocida periodista Ruth Gruber, que presenció el atraque de barcos en Haifa, describió al Éxodo '47 como "el barco que fundó una nación".

El buque permaneció amarrado en el puerto de Haifa hasta que un misterioso incendio lo quemó hasta la línea de flotación en 1952. El barco fue remolcado a aguas más profundas y hundido. Hoy en día, hay memoriales en Italia, Francia, Alemania y Baltimore, Maryland, pero irónicamente nunca ha habido un monumento conmemorativo del Éxodo 47 en Israel.

Eso será rectificado el 18 de julio cuando funcionarios israelíes, líderes judíos y cristianos y los últimos sobrevivientes del Éxodo se reunirán en la terminal del puerto de Haifa para dedicar una escultura especial y una placa histórica en memoria de sus valientes pasajeros. El esfuerzo está siendo encabezado por la Sociedad Judía Americana para la Preservación Histórica, y la Embajada Cristiana Internacional en Jerusalén estará allí también en esta ocasión histórica. Además de rendir homenaje a los valientes refugiados judíos a bordo del Éxodo, la ceremonia tomará debidamente nota del papel clave del Rev. John Stanley Grauel en la historia. Setenta años después de que su viaje ayudara al nacimiento de la nación de Israel, el Éxodo '47 finalmente recibirá el debido reconocimiento.

El Caso del Retorno a Jerusalén

Ha llegado el momento de que las naciones corrijan una injusticia histórica al reconocer oficialmente a Jerusalén como la capital de Israel y al trasladar sus embajadas allí. La promesa de Donald Trump, el nuevo presidente de los Estados Unidos, de trasladar su embajada a Jerusalén puede estar provocando enojo y amenazas en algunos sectores, pero 2017 es el momento adecuado para hacer este movimiento tan largamente retrasado, ya que se celebran cincuenta años desde que la ciudad de Jerusalén se reunificó bajo soberanía israelí en junio de 1967.

En 1950 un Israel renacido declaró a Jerusalén como su capital y colocó allí sus principales instituciones gubernamentales, entre ellas el Parlamento, el Presidente, el Primer Ministro y la Corte Suprema. Esto a pesar de que la Jerusalén occidental judía aún estaba precariamente rodeada por fuerzas árabes hostiles. Esta decisión reflejó el profundo significado espiritual, histórico y cultural que el pueblo judío atribuye a Jerusalén.

Durante los siete decenios transcurridos desde entonces, la comunidad internacional ha extendido generalmente el reconocimiento de facto a Jerusalén como capital de Israel, ya que casi todos los jefes de Estado visitantes y otros funcionarios extranjeros llegan a Jerusalén para realizar negocios con sus homólogos israelíes. Esto incluye incluso líderes árabes como Anwar Sadat, quien hizo su histórica misión de paz a Jerusalén, no a Tel Aviv. Los líderes palestinos Yasser Arafat y Mahmoud Abbas también han mantenido conversaciones con líderes israelíes en Jerusalén.

Sin embargo, la comunidad internacional se ha negado a extender el reconocimiento de derecho (de jure) a Jerusalén como capital de Israel, y en vez de eso colocó sus embajadas en Tel Aviv. En el caso de los Estados Unidos, esto es una flagrante anomalía ya que Israel es el único aliado democrático de E.U., cuya embajada oficial no se encuentra en la ciudad capital elegida por el país anfitrión. Estados Unidos jamás ha reconocido a Jerusalén occidental como parte del Estado Judío.

Esta política injusta se originó en el Plan de Partición de las Naciones Unidas de 1947, que pedía dividir el Mandato Británico de Palestina en un Estado judío y un Estado árabe, pero con Jerusalén separada como un corpus separatum bajo supervisión internacional. Esta decisión de la ONU de "internacionalizar" la ciudad reflejaba una cierta actitud colonialista hacia el nuevo Estado Judío. Muchos líderes cristianos y musulmanes también se mostraron reacios a ver los lugares sagrados de Jerusalén bajo control judío. Aun así, a menudo se pasa por alto que el Plan de Partición de la ONU específicamente preveía un referéndum en toda la ciudad diez años después, permitiendo a los residentes locales decidir el destino de la ciudad. Por lo tanto, la internacionalización de Jerusalén fue pensada como una medida temporal, y la mayoría judía en la ciudad se habría asegurado pronto de que se convirtiera en parte de Israel. Sin embargo, el presidente Harry Truman abrazó el concepto de internacionalización para Jerusalén, estableciendo un curso para la política estadounidense sobre la ciudad, que desde entonces se ha convertido en una locura. Mientras tanto, muchos en la Unión Europea aún presionan por la internacionalización de Jerusalén, a pesar de que es una idea obsoleta rechazada por todos los reclamantes de la ciudad.

Después de que la ciudad se reunificó en junio de 1967, ha habido un esfuerzo continuo para negar a Israel y al pueblo judío su lugar legítimo en Jerusalén bajo otros pretextos. En las últimas décadas, Estados Unidos se ha unido a la comunidad internacional para enfatizar la necesidad de ser neutral en lo que respecta a Jerusalén, para no prejuzgar el resultado de las negociaciones sobre la ciudad entre Israel y los palestinos. Pero este es un argumento deshonesto, ya que muchas naciones -incluyendo Estados Unidos- han enviado a sus principales emisarios a los palestinos, algunos a nivel de embajadores, a Jerusalén, mientras que sus equivalentes israelíes se encuentran en Tel Aviv.

Además, el Consejo de Seguridad de la ONU adoptó recientemente una resolución que contradice completamente este enfoque imparcial. Transcurrido en diciembre, la resolución 2334 del CSNU declaró que Jerusalén Oriental era "territorio palestino ocupado" y determinó que las acciones israelíes allí constituyen "una flagrante violación del derecho internacional". Así, la propia ONU ha prejuzgado deliberadamente el resultado de las conversaciones sobre el futuro estatus de Jerusalén. Hay una necesidad urgente de rectificar este gran error diplomático.

Esto deja sólo una excusa para que Estados Unidos y otras naciones se nieguen a trasladar sus embajadas a Jerusalén: miedo a la posiblemente violenta respuesta árabe e islámica. Esta actitud de debilidad se refleja en la forma en que todas las recientes administraciones de los Estados Unidos han ejercido la autoridad presidencial de exención añadida en el último minuto a la Ley de Embajadas de Jerusalén de 1995, retrasando el traslado de la Embajada cada seis meses alegando que se debe a los intereses de seguridad de los EE.UU." No se trata de una política basada en los principios, la justicia o el derecho histórico, sino únicamente en la timidez de la posible reacción árabe-islámica, y ha otorgado efectivamente a los palestinos un derecho de veto sobre la toma de decisiones de Estados Unidos.

Ha llegado el momento para que los Estados Unidos corrijan este error al reconocer Jerusalén como la capital de Israel y trasladar allí su Embajada. Esta demostración de resolución por parte de la administración de Trump no sólo eliminaría una mancha diplomática, sino también señalaría a los palestinos que el tiempo para el compromiso ha llegado. También enviaría un mensaje al mundo entero de que Estados Unidos está al lado de sus aliados y que la paz y el progreso para la región ya no serán rehenes del miedo.

Seguramente, no habrá perjuicio para el resultado de las conversaciones de paz si la Embajada de Estados Unidos es trasladada a Jerusalén occidental. Todos los partidos saben que este sector de la ciudad seguirá siendo parte de Israel en cualquier acuerdo de estado final. Tampoco hay nadie buscando seriamente un retorno a esa funesta era de 1948 a 1967, cuando la ciudad estaba dividida por la fuerza. E Israel todavía puede encontrar una manera de compartir una Jerusalén abierta y unida con los palestinos.

Ciertamente, Jerusalén debe mantenerse abierta para todos aquellos que tienen fe en Dios. Pero el pueblo judío es el custodio apropiado de la ciudad. Los cristianos y los musulmanes pueden confiar en el pueblo judío en este sentido, porque sus propias escrituras hebreas exigen que mantengan la ciudad como una "casa de oración para todos los pueblos" (Isaías 56:7). Israel ha garantizado la libertad religiosa en su Declaración de Independencia, y se ha comprometido a mantener el statu quo de los lugares sagrados de la ciudad. De hecho, de todos los gobernantes sobre Jerusalén a través de los siglos, Israel ha compilado el mejor historial para asegurar el acceso y la libertad de culto en la ciudad.

Mientras que algunos extremistas musulmanes podrían desahogar su rabia y amenazar con la violencia, no debemos tomar todas las advertencias recientes de caos y destrucción por su valor nominal. Jerusalén sigue siendo un tema delicado, pero el gobierno de Trump tiene una oportunidad única este año para conducir a un grupo de naciones democráticas, amantes de la libertad, de vuelta a Jerusalén. Este regreso colectivo a la ciudad disiparía las tensiones en la región.

 

David Parsons es Vicepresidente y Portavoz principal de ICEJ. Fue autor del borrador inicial de la Ley de Embajadas de Jerusalén de 1995 para el senador Jon Kyl.

DECLARACIÓN ICEJ SOBRE EL VOTO DE UNESCO

Estamos absolutamente consternados de que la UNESCO haya adoptado una vez más una resolución escandalosa negando cualquier conexión judía con los sitios sagrados de Jerusalén y la Tierra de Israel, incluyendo el Monte del Templo.

La resolución omite los nombres tradicionales bíblicos de los sitios sagrados judíos, llamándolos solamente con nombres alternativos musulmanes. Esto equivale a reescribir la historia y cortar de estos sitios sus 4,000 años de conexión judía y 2,000 años de conexión cristiana. Nosotros, como cristianos, estamos profundamente preocupados porque la redacción aceptada por un organismo internacional tiene la intención de erradicar cualquier vínculo judío y cristiano con estos lugares sagrados.

Esto representa un insulto calculado contra el pueblo judío y una afrenta a dos mil millones de cristianos en todo el mundo que saben muy bien que, siendo un judío fiel, Jesús visitó regularmente el Templo sagrado de los judíos en este sitio, enseñó allí, y tuvo celo por su propósito de ser una "casa de oración para todas las naciones".

La Embajada Cristiana Internacional de Jerusalén (ICEJ) actualmente está recibiendo a más de 5,000 cristianos de casi 100 naciones para la celebración cristiana de la Fiesta bíblica de los Tabernáculos en Jerusalén. Su presencia en esta ciudad con motivo de un festival judío en estas fechas demuestra la continuidad histórica entre nuestras respectivas creencias y el lugar especial que Jerusalén y el Monte del Templo tienen en particular para judíos y cristianos por igual. Por lo tanto, en nombre de estos peregrinos cristianos y de los millones más que representan en sus países de origen, queremos afirmar al público israelí que respetamos la reverencia judía por Jerusalén y el Monte del Templo, y estaremos con ellos para enfrentar este artero asalto a los lugares de interés en Israel.

La Embajada Cristiana Internacional en Jerusalén ICEJ ya había activado a nuestras sucursales nacionales en las últimas semanas para influir en cambiar la redacción de esta vergonzosa resolución de la UNESCO. ¡Y pueden estar seguros de que nunca olvidaremos a Jerusalén! (Salmo 137:5-6)

  
Dr. Jürgen Bühler
Director Ejecutivo ICEJ

EL ÉXODO

Cuando el Señor Dios de Israel sacó a su pueblo de Egipto, una nación entera fue sacada de bajo el dominio y el control de la superpotencia de la época. ¡Era inaudito! Incluso el mismo Señor dijo: "Porque pregunta ahora si en los tiempos pasados que han sido antes de ti, desde el día que creó Dios al hombre sobre la tierra, si desde un extremo del cielo al otro se ha hecho cosa semejante a esta gran cosa, o se haya oído otra como ella." (Deut.4:32) Esto fue para que todo Israel y todas las naciones gentiles supieran que el Señor mismo es Dios, y no hay otro fuera de él. Para siempre será fiel a sus promesas del pacto con su pueblo y las cumplirá (Deut.4:35,37).

LA GRAN SALIDA

Este gran éxodo (del griego "salir") sacudió Egipto en su núcleo - desde Faraón hasta su pueblo. No había nadie que pudiera interponerse en el camino del éxodo; ¡ningún poder militar ni líder político, ningún negociador sabio ni hechicero hábil podrían detenerlo! Los ídolos de Egipto se vinieron abajo, el poder de los hombres y de los espíritus malignos se rompió y fue reducido a la nada por el Señor, y su pueblo salió en libertad de la opresión, la servidumbre y la esclavitud.

Ahora estaban en el umbral de un largo viaje que el Señor usaría para transformar este grupo no organizado de antiguos esclavos en una nación en completo funcionamiento bajo la sabiduría y el dominio del Señor como una expresión de su reino y gobierno en la tierra. Y hoy después de tantos miles de años, iluminados con el conocimiento de la historia de la humanidad antes y después, podemos ver cómo estos eventos y lo que siguió ha cambiado todo para todas las personas -¡para bien! ¡Israel se ha convertido en una bendición para todas las familias de la tierra!

REVELACIÓN EN EL SINAÍ

Después de que Israel salió de Egipto, el pueblo recibió la revelación divina del Creador mismo. Recibieron la sabiduría y el entendimiento más allá de lo que habían conocido. Bajo el liderazgo de Moisés el pueblo de Israel recibió por primera vez una mayor comprensión de quién realmente era Dios, como su Creador, y quiénes eran ellos como seres humanos. Luego les reveló el verdadero valor de cada individuo, el comienzo y el fin de toda la creación, y por último, los bendijo con los Diez Mandamientos.

Antes de este encuentro, la humanidad había adorado al sol, la luna y las estrellas, así como los animales y todo tipo de imaginaciones vanas e ídolos. Tampoco habían entendido que cada hombre, mujer y niño fueron creados a imagen de Dios, y como tal tenían un valor incomprensible.

Las naciones estaban en la oscuridad sin esperanza y carecían de la sabiduría para discernir lo que era bueno y beneficioso, y lo que trae la destrucción, el caos y la confusión. Gracias a la jornada de Israel, sin embargo, fuimos edificados con el fin de ver y entender.

Se dieron a la humanidad directivas para evitar el sufrimiento innecesario, la angustia y la tristeza. Como resultado de la salida de Egipto, Israel fue el primer país de muchos en recibir esta sabiduría y  conocimiento para transmitirlos al resto de la humanidad (Ex. 9:6, Deuteronomio 4:6, Juan 4:22, Rom.9:1-5). Israel ha sido y es el instrumento de Dios en Su plan divino, eterno.

PASADOS POR ALTO

Al acercarse la Fiesta de la Pascua, recordamos tanto el éxodo de los israelitas de Egipto como las lecciones que aprendieron. El Señor introdujo al pueblo el concepto de la justicia, el pecado y el perdón que es lo que conmemora la Fiesta de la Pascua. El sacrificio de sangre, que cubre los actos inicuos de traspasar los mandamientos del Señor, se introdujo con fuerza al pueblo de Dios esa misma noche, cuando estaban a punto de salir de Egipto. El Señor instituyó la Pascua, con su mensaje de perdón, como una salida de la opresión de su pueblo. Hoy sabemos que el Señor Jesucristo mismo es el cumplimiento último de todos los sacrificios de animales - Él es la propiciación por nuestros pecados.

Justo antes del primer éxodo, histórico, cada familia hebrea debía tomar un cordero sin mancha y matarlo al anochecer (Éxodo 12). A continuación, la sangre del cordero inocente era puesta en los dos postes y en el dintel de cada casa, porque el Señor había prometido: "Cuando yo vea la sangre, pasaré de vosotros" (Éxodo 12:13)

CORDERO SACRIFICIAL

Cada familia en Egipto -egipcios e israelitas por igual– enfrentó la muerte que entraría en cada hogar para tomar su primer hijo. El juicio de Dios caería sobre la tierra debido a la adoración de ídolos. El libro de Ezequiel explica que dado que los hijos de Israel en Egipto también habían caído en la misma trampa y en la adoración de ídolos, sus familias también estaban bajo la maldición de la muerte (Ezequiel 20:7-10). Pero Dios proveyó una vía de escape para su pueblo y todas las familias de Israel se salvaron.

La pena de muerte y el juicio de Dios podrían ser transferidos de las familias a un cordero inocente, sacrificado a cuenta de ellos. Sus pecados sólo podían ser vengados con un sacrificio, pero no sería el de un miembro de su propia familia; no el primogénito, ni el padre o la madre, sino un cordero. Los pecados de cada israelita, así como la condena a muerte, fueron trasladados hacia el cordero y a cambio, la inocencia del cordero y su voluntad de vivir se transfirieron a la familia. El cordero tenía que morir para toda la familia, ¡incluyendo el primogénito, quien podría vivir!

LA FUERZA DE LA SANGRE

Esa noche el ángel de la muerte pasó destruyendo la vida entre las familias egipcias, pero al ver la sangre del cordero en el dintel y postes de los hogares hebreos, pasó por encima. Un sacrificio se había hecho y el destructor no atacaría por segunda vez - ¡en el interior las familias estaban perfectamente protegidas!

En los siglos que siguieron, la sangre de animales inocentes fue derramada regularmente en el altar  según las instrucciones de Dios dadas en Sinaí. El Señor dijo: "Porque la vida de la carne en la sangre está, y yo os la he dado para hacer expiación sobre el altar por vuestras almas; y la misma sangre hará expiación de la persona." (Lv.17:11) Cuando Dios veía la sangre, era la señal de que Sus requisitos de justicia se habían cumplido y el precio de las iniquidades había sido pagado. ¡Dios era ahora libre y justo al dar Sus bendiciones y protección a Sus justos!

EL ULTIMO SACRIFICIO

En el NT, el apóstol Pablo aclara este principio y enfatiza: "De hecho Cristo, nuestra Pascua, fue sacrificado por nosotros" (1 Cor.5:7) El castigo por nuestros pecados se transfirió a Jesús en la cruz, y en cambio, su vida y su justicia se transfirió a nosotros por medio de su resurrección. Cuando creemos que su vida está en nosotros, ¡la vida que vivimos es suya y que nunca moriremos! (Gál.2:20, Jn.11:26)

Pero este sacrificio definitivo de Jesús es más que una cubierta de sangre por nuestros pecados. Más que un recordatorio de perdón de los pecados -Su muerte y resurrección ha llevado nuestros pecados, y nuestra conciencia de pecado ha sido sustituida por la conciencia de la justicia (Juan 1:29, Sal.40:6-8, Heb.10:1-22). El sacrificio de Jesús es el cumplimiento de todos los sacrificios en la Ley de Moisés. ¡Su sacrificio es accesible a todas las familias de la tierra! (Gén.12:3, Gál.3: 8)

EL PUEBLO JUDIO

Después de siglos de exilio, la nación de Israel restaurada es próspera una vez más pese a las condiciones desfavorables en el Oriente Medio. Pero el éxodo continúa en la actualidad como en el tiempo de Moisés. El pueblo judío aún está regresando a la tierra de su promesa. Igual que la gran salida de Egipto hace miles de años era un espectáculo para la vista, el éxodo actual de los diferentes países en el mundo ha sacudido naciones, ¡especialmente las musulmanas!

Una vez más nos preguntamos: "¿Ha sucedido antes algo como esto?" ¿Qué nación en la historia de la humanidad, a pesar de estar lejos de su tierra natal durante dos mil años ha regresado al mismo lugar, a hablar el mismo idioma, y ​​adorar al mismo Dios que cuando se fueron? Creyentes y agnósticos por igual deben coincidir en que hay un solo caso: los judíos, el pueblo elegido y amado de Dios.

NUEVO ÉXODO

Al igual que en la época de Moisés, ningún negociador sabio ni hechicero hábil será capaz de detener el regreso de los judíos a su tierra. ¡Nadie puede evitar que [el pueblo judío] salga de las naciones y entre en la Tierra Prometida! El Dios de Israel ha hecho un pacto con su pueblo y Él permanecerá fiel a sus promesas de traerlos de vuelta. Él nos manda a declararlo: "Oíd palabra de Jehová, oh naciones, y hacedlo saber en las costas que están lejos, y decid: El que esparció a Israel lo reunirá y guardará, como el pastor a su rebaño.” (Jer.31:10)

La Palabra de Dios dice que este nuevo éxodo cambiará el panorama de la humanidad. La re-unión del pueblo judío se convertirá en su salvación y dará paso a la justicia y la paz a todas las naciones (Ez.36:24-28, Rom.11:26-27., Isa2:1-4). El reino de los cielos se expresa en una forma sin precedentes en la Tierra, y el Rey mismo volverá y será recibido por sus hijos (Mt.23:39, Hch.1:11, Prov.8: 30-31).

A través de su trato con Israel, ¡Dios el Creador y Redentor verdaderamente bendecirá a todas las familias de la tierra!

ASCENDER A LA TIERRA

Por la fe en la Palabra de Dios, en la Embajada Cristiana Internacional en Jerusalén nos hemos alineado a los planes de Dios durante décadas. Sabemos lo suficiente como para estar seguros de esto: Dios es fiel a sus pactos. Hemos estado ayudando a los judíos a regresar a Israel, y junto con sus aportaciones fieles ya hemos ayudado aproximadamente a 120,000 hadashim olim (nuevos inmigrantes) para hacer aliyá (retorno, o literalmente: ascender) a la tierra prometida.

También hemos celebrado la fiesta de los tabernáculos aquí en Jerusalén desde 1980, junto con nuestros amigos judíos y todas las familias de la tierra. ¡Por lo tanto nos alineamos públicamente con Su Palabra y confesamos que creemos que la Israel moderna ha sido reunida por el mismo Dios de Israel! Es un cumplimiento de las promesas de Su pacto, y Él permanece fiel en su amor leal hacia su propio pueblo. ¡Entendemos suficiente de este plan!

Así que una vez más, una sus manos con las nuestras con fuerza, ¡y continuemos trayendo a los judíos de vuelta a casa! Al hacerlo, haga planes para traer a toda su familia a Jerusalén para celebrar la Fiesta de los Tabernáculos este año bajo el lema "Todas las familias de la tierra". Anótelo en su calendario: del 16 al21 de octubre de 2016. Confíe que el Señor lo hará -Él traerá todas las familias a Jerusalén.

¡Recuerde que su familia está a salvo, protegida y bendecida por la sangre del Cordero de Dios, nuestro Señor y Salvador Jesucristo!

ICEJ EXPRESA GRAVE PREOCUPACIÓN POR LEY DE ETIQUETADO DE LA UE

El titular de la Embajada Cristiana Internacional en Jerusalén, ICEJ, expresó hoy su profunda preocupación por la directiva de la UE que exige que todos los productos de los territorios israelíes en disputa sean etiquetados, una medida que según dijo, "socavará la coexistencia económica" entre palestinos e israelíes y "dañará a los que trabajan por la paz".

"Esta ley de etiquetado sólo dividirá aún más a israelíes y palestinos", dijo el Director Ejecutivo de ICEJ, el Dr. Jürgen Bühler antes de un simposio que abordará el tema de esta ley de etiquetado. ICEJ patrocinará el evento, el cual tendrá lugar en el Parlamento Europeo en Bruselas a principios de diciembre. "Se logra una mejor coexistencia mediante el establecimiento de fábricas y asociaciones empresariales en las áreas donde los palestinos y los israelíes viven lado a ladoEsta directiva altamente politizada sólo terminará perjudicando a quienes pretende ayudar," continuó Bühler. "Toda la evidencia indica que las empresas a quienes está dirigida emplean a decenas de miles de palestinos y contribuyen al bienestar de todos los que viven en las zonas afectadas, a judíos y árabes por igual."

"Lo que es más, se trata de una ley parcial, unilateral, que injustamente señala solamente a Israel para condenarla y viola las reglas de la Organización Mundial del Comercio. ¿Por qué la Unión Europea no está dispuesta a emitir directivas similares para las mercancías originarias del norte de Chipre o del Sahara Occidental, territorios ocupados ilegalmente por Turquía y Marruecos? Es un doble estándar", declaró Bühler, de origen alemán, "similar a las leyes discriminatorias aprobadas en Alemania en la década de 1930."

"Si la UE realmente quiere promover la paz debe dejar de penalizar a los israelíes y palestinos que están trabajando juntos para ganarse la vida. En su lugar, debería ofrecerles mayores incentivos para forjar lazos más profundos de cooperación, sin necesidad de utilizar leyes de etiquetado que podrían fomentar aún más la propaganda anti-israelí que está arrasando Europa".

"Es hora de que la Unión Europea actúe a la altura de sus propios valores fundamentales de libre comercio y de apertura de fronteras en lugar de buscar la expulsión de los judíos de Judea y Samaria y el empobrecimiento de los palestinos que actualmente trabajan junto a ellos", añadió Bühler.

El próximo simposio sobre la ley de etiquetado tendrá lugar en Bruselas el 2 de diciembre en cooperación con los diputados del Parlamento Europeo y representantes de decenas de oficinas de la Embajada Cristiana ICEJ en toda Europa. Se pedirá a los miembros del Parlamento Europeo invertir en empresas conjuntas en Judea y Samaria para fomentar la cooperación económica, la estabilidad y la paz entre israelíes y palestinos en la zona.


Le invitamos a unirse al movimiento global de oración usando nuestra lista mensual de motivos de oración, ya sea que ore individual o corporativamente. Si es posible, únase a nosotros en oración el primer miércoles de cada mes, cuando la intercesión resuena alrededor del mundo durante todo el día.

Visítenos en Facebook: International Christian Embassy Jerusalem en Español

Nuestro sitio web en español:http://es.icej.org/

BEGIN Y LOS EVANGÉLICOS

La Embajada Cristiana Internacional Jerusalén patrocinó un evento en honor de Menachem Begin por ser el primer PM (Primer Ministro) Israelí que recibió abiertamente el apoyo cristiano-evangélico para su nación.

El Centro Herencia de Menachem Begin fue el sitio donde la reunión tuvo lugar. El discurso principal estuvo a cargo del Dr. Daniel Gordis de Shalem College, autor de la nueva biografía de Menachem Begin: La Lucha por el Alma de Israel.

 

Begin es el primer PM en avalar abiertamente el apoyo cristiano sionista y aprovecharlo en defensa del Estado Judío. Otros antes que él pudieron tener conexiones con figuras cristianas individuales, pero la historia de la cooperación entre Israel y los Evangélicos como la conocemos hoy, comienza con Begin. 

Desde el surgimiento del movimiento Sionista moderno, hay muchos ejemplos de amistades personales entre figuras judías y cristianas con el interés común de reestablecer a los judíos de vuelta a la histórica Tierra de Israel, pero Menachem Begin fue el primer PM israelí en abrazar cálidamente el apoyo Sionista Cristiano abiertamente. También desarrolló amistades con líderes cristianos, a nivel individual, como el autor Dr. David A. Lewis. Pero Begin fue más allá al buscar activamente el apoyo Cristiano y al reconocer su valor en público. Hay varias razones del por qué.

Primero, Begin se dio cuenta de que compartía cierta visión del mundo con los evangélicos. El Dr. Gordis notó que al igual que muchos cristianos, Begin consideraba la Biblia como el título de propiedad de Israel sobre la tierra y veía el retorno judío como el cumplimiento de la visión de los profetas hebreos.

Segundo, Begin estaba rodeado de consejeros que compartían su disposición amigable hacia los cristianos  pro-Israel. Esto incluía a Harry Hurwitz, quien se había familiarizado con cristianos genuinos defensores de Israel en su natal Sudáfrica y era el oficial clave dentro del círculo íntimo de Begin, y quien lo convenció de aprobar la fundación de la Embajada Cristiana Internacional Jerusalén 1980.

Finalmente, los últimos años de Begin en la oficina estuvieron marcados por enormes desafíos para la nación, incluyendo la venta de aviones norteamericanos  AWACS a Arabia Saudita, la “re-avaluación” de los E.U. después del ataque aéreo a la central nuclear iraquí de Osirak, y los efectos colaterales de la Primera Guerra de Líbano. Para superar esos retos, Begin buscó activamente el apoyo Cristiano, especialmente entre prominentes líderes cristianos norteamericanos como Jerry Falwell y Ed McAteer.

Incluso, la primera expresión pública de Begin de su aceptación hacia los cristianos pro-Israel tuvo lugar en la Fiesta de los Tabernáculos de la Embajada Cristiana Internacional ICEJ en  septiembre de 1981, cuando de pie frente a una multitud de miles de cristianos eufóricos  provenientes de docenas de países, dijo: "Esta noche, sé que no estamos solos."

Más tarde, cuando renunció a su posición, la Embajada Cristiana le envió una carta de gratitud por su amistad. En respuesta, Begin escribió: "La decisión de ustedes de establecer su Embajada  en Jerusalén en un tiempo en el que estamos siendo abandonados debido a nuestra fe fue un acto de valor y un símbolo de la cercanía entre nosotros. Sus hechos y sus gestos nos han hecho sentir que no estamos solos."

El compañerismo entre Israel y sus amigos cristianos ha crecido hasta llegar a ser lo que los funcionarios israelíes ahora ven como un “recurso estratégico” para su nación. El actual PM Benjamín Netanyahu conoce bien esta historia y continua valorando y promoviendo el apoyo cristiano. Pero esta acogida oficial  comenzó verdaderamente con Menachem Begin.

Visítenos en Facebook: International Christian Embassy Jerusalem en Español

 

Share this: